La crisis se agrava en La Romareda (2-0)

633
Bustos trata de frenar el avance zaragocista (Foto: LFP)

A buen seguro hay muchos ‘entrenadores’ en la ciudad como bien apuntaba Carlos Terrazas en la última semana, pero todos son capaces de percibir un equipo sin ideas y sin capacidad de reacción sobre el terreno de juego. Después de acumular la quinta derrota consecutiva, el Mirandés ha caído a los puestos de descenso tras perder ante el Zaragoza en La Romareda (2-0).

Salinas y Eguaras pagaron los platos rotos de la última derrota frente al colista. El técnico rojillo introdujo dos novedades en la disposición de sus jugadores sobre el césped. Pedro Martín se situó en la punta del ataque, mientras que Guarrotxena cayó a la derecha. Sangalli realizó la labores de mediapunta.

Los rojillos saltaron al césped transmitiendo buenas sensaciones. En los primeros compases llevaron la iniciativa del juego, aunque sin llegar a crear ocasiones de verdadero peligro. La escuadra aragonesa casi no superó el centro del campo en el primer cuarto de hora de juego. Pedro Martín probó fortuna con un disparo desde la frontal que se marchó por encima del travesaño.

La batalla en la medular se acrecentó con el paso de los minutos y ninguno de los conjuntos inquietaba la portería rival. El ataque mirandesista se perfiló por banda izquierda en la que unieron fuerzas Álvaro Bustos y Hervás. Cuando el choque se aproximaba a la media hora, los maños ejecutaron su primer disparo. El lanzamiento de Edu García se marchó a córner tras tropezar en un defensor.

Hervás regreso al once titular en La Romareda (Foto: LFP)
Hervás regreso al once titular en La Romareda (Foto: LFP)

El partido se abrió en una acción a balón parado. Sin apenas llegar al área contraria, el Zaragoza sacó partido de una falta que botó Javi Ros. Cabrera peinó el cuero con dirección al segundo palo donde encontró a Lanzarote. El meta rojillo salvó el tanto ‘in extremis’, pero nada pudo hacer para evitar el disparo a bocajarro del central Cabrera que recogió el rechace para marcar el 1-0.

Sin tiempo pasa asimilar el jarro de agua fría pudo llegar el segundo. Fran Cruz se pasó de frenada dejando solo a Lanzarote que prefirió ceder el balón a Juan Muñoz. Sin embargo, el envío no fue bueno y los maños desaprovecharon la ocasión. Antes del descanso, un activo Javi Hervás puso a prueba a Ratón que logró desviar el esférico con acierto. Sin embargo, poco después, el Zaragoza montó un rápido contragolpe que Edu García logró alojar en el fondo del marco (2-0).

Facilidades defensivas

Los tantos encajados noquearon a un endeble Mirandés, que se convertía en el bloque más goleado. El cuadro zaragocista entraba como cuchillo en mantequilla sin que los rojillos tuviesen capacidad de reacción ni plan B. También es costumbre que Terrazas realice un cambio al descanso después de que un jugador viese amarilla en el primer acto. Arma de doble filo que puede llegar a crear el precedente de que los futbolistas no metan la pierna en ninguna acción. Rúper sustituyó a Álex Ortiz en el ancla.

El segundo tiempo pasó sin pena ni gloria. El Zaragoza controló a su antojo el encuentro. Cani pudo marcar el gol de la jornada, pero su vaselina se escapó fuera por centímetros. Los aficionados maños se divirtieron en los instantes finales con las filigranas de sus jugadores que pudieron ampliar aún más la renta frente a un cuadro rojillo con los brazos caídos. Sólo se esperaba el pitido inicial para poner fin a una pesadilla que continúa.

Zaragoza: Ratón, Fran, Cabrera, Cani (Pombo, min. 86), Javi Ros, Edu García, Manu Lanzarote (Álex Barrera, min. 72), Marcelo Silva, Juan Muñoz (Xiscu, min. 91), José Enrique y Zapater.

Mirandés: Sergio Pérez; Carlos Moreno, Fran Cruz, Aurtenetxe; Álex Ortiz (Rúper, min. 46), Maikel Mesa, Pedro Martín, Javi Hervás; Sangalli, Guarrotxena (Abdón Prats, min. 78) y Álvaro Bustos (Provencio, min. 61).

Árbitro: Medié Jiménez (comité catalán). Amonestó por parte visitante a Álex Ortiz Y Fran Cruz.

Goles: 1-0  Cabrera, min. 33; 2-0  Edu García, min. 42

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 14 disputado en La Romareda ante la presencia de 15.500 espectadores.