Valoraciones tras el Córdoba 1-1 Mirandés

924
Pablo Alfaro, entrenador del Mirandés

Con sabor amargo. Así abandonó el estadio El Arcángel el técnico del Mirandés Pablo Alfaro, que vio cómo su equipo plantó batalla hasta el final e incluso mereció un mejor resultado en el segundo tiempo. El míster aragonés sigue creyendo en la permanencia a pesar de que cada día quedan menos puntos en juego y la distancia no se reduce: “Me lo tengo que creer, no me queda otra porque vosotros lo visteis. Creo que, por mucho que diserte sobre el partido, visteis la situación. Empatamos in extremis y encima nos vamos con la sensación de que el empate no nos sirve y fue totalmente injusto. Incluso pudimos perder el partido, algo irracional. El fútbol muchas veces es así”.

Alfaro reconoció sentirse orgulloso de sus jugadores que buscaron con ahínco el gol del empate tras el tanto inicial del Córdoba, que también llegó en una acción polémica en la que se reclamó falta sobre Pedro Martín: “Hicimos muchísimas más ocasiones que el rival, sobre todo en la segunda parte. La primera estuvo más igualada con dos equipos que tienen tensión competitiva de saber que cada día queda menos y los puntos son vitales. Después fue un monólogo de nosotros. Con el 1-0 al Córdoba le entró el miedo a perder y a nosotros nos liberó. Jugamos mejor y se nos fueron las dudas con el balón en los pies”.

Sin duda, la segunda parte realizada en Córdoba es el camino a seguir en lo que resta de temporada y pase lo que pase en el futuro mirandesista. “El resultado creo que fue injusto, pero ya se lo he dicho a los chicos que así me voy con ellos hasta el final. Habrá días mejores o peores, pero ésta es la manera de competir y la forma de hacer sentirse orgullosos a los nuestros. La imagen mostrada fue espectacular”, subraya el técnico maño.

Luis Carrión, entrenador del Córdoba

Por su parte, el técnico del conjunto andaluz Luis Carrión se mostró muy crítico con la actuación de sus pupilos, que no supieron manejar el choque después de ponerse en ventaja. Caro adelantó al Córdoba pero, a partir de ese momento, el equipo se vio superado en todas las facetas del juego: “El partido no fue bueno por nuestra parte. En la primera llegamos más, pero la segunda fue mala. Nos metimos muy atrás y presionamos mal. Nos dominaron y tampoco fuimos capaces de hacer daño a la contra. El gol llegó al final, pero pudo ser antes. Es una putada que llegue en el último minuto. Sin embargo, pudimos hacer más en la segunda mitad. No hicimos daño en ninguna salida”.

La escuadra blanquiverde quiere pasar página cuanto antes del último encuentro para centrarse en su visita al Coliseum Alfonso Pérez: “No me gustó e intentaré analizar el partido fríamente. En Mallorca sufrimos al final a base de faltas laterales y, en este partido, nos dominaron un poco más. Tenían más gente arriba, pero fuimos demasiado conformistas y no hicimos peligro. Hay que seguir trabajando y pensar en el Getafe. Ir allí a tratar de traernos los tres puntos. Debemos levantar la cabeza porque no debemos tenerla abajo mucho tiempo”.