La Charca prescinde del técnico del Juvenil B por el presunto amaño

4725
El coordinador deportivo Petre Achim y el presidente Luis Manuel Gutiérrez comparecieron ante los medios

Necesitaban tiempo para estudiar con calma una situación en la que se habían visto involucrados sin quererlo ni saberlo. La directiva de La Charca ha decidido prescindir de los servicios del entrenador del Juvenil B (no quiere que se desvele su identidad, aunque es una persona conocida en la ciudad tras su anterior etapa en el mundo del voleibol). Los acontecimientos se precipitaron tras conocer la denuncia en comisaría del padre de uno de los componentes del equipo. Aseguraba que el citado técnico comentó a sus jugadores que no lanzasen a puerta para así propiciar el ascenso del Vadillos y a su vez mantener la novena plaza tras la disputa de la última jornada del campeonato.

Dos días después de que el caso saliese a la luz pública a través del programa Tiempo de Juego de la Cadena Cope, el club ha tomado cartas en el asunto. Luis Manuel Gutiérrez, presidente de la entidad celeste, no da crédito a todo lo acontecido en las últimas 48 horas. La principal medida adoptada al respecto ha supuesto la salida inmediata del hasta entonces técnico del conjunto rojillo. “Quiero dejar claro que el club no sabía absolutamente nada. No tenemos ni idea de lo que pudo llegar a decir a los jugadores ni si ha hablado con el Vadillos. Mediada la primera parte, un padre me dijo que el partido estaba comprado. Al principio, no le creí porque lo lógico era que el Vadillos nos pasase por encima. En el descanso traje al despacho al entrenador y a los dos delegados. Marcos me dijo que era mentira. Ahora el caso está en manos de la justicia”, mantiene.

El Vadillos acabó conquistando la liga

Los hechos sucedieron durante la celebración del partido que enfrentó en Ence al CDM La Charca Juvenil B y al Vadillos. El coordinador deportivo Petre Achim fue el encargado de hablar con los jugadores en el descanso, cuando el encuentro transcurría con 0-0 en el marcador. Todos dieron credibilidad al testimonio del padre, que interpuso una denuncia una vez finalizado el choque: “Yo entré al vestuario para hablar con los chavales. En primer lugar pregunté si el entrenador les había dicho esas palabras y casi todos me contestaron que sí. Después les dije que esto es un club para formar jugadores y que debían saltar al campo a darlo todo e intentar ganar”.

El Mirandés pondrá a disposición de La Charca, como club convenido, su departamento jurídico si es necesario comparecer en un juicio. “Tenemos apoyo jurídico y nos dijeron que lo que decidiéramos, estaba bien hecho. Yo no conocía a este señor y gente de la calle me ha contado su trayectoria que me ha sorprendido. No quiero que al Club Deportivo La Charca se le manche el nombre”, señala Gutiérrez. Mientras tanto, la plantilla seguirá entrenando con otro técnico hasta que concluya la temporada.