Declaraciones tras el Mirandés 2-1 Barakaldo

274
Pablo Alfaro, entrenador del Mirandés

Con buen sabor de boca tras la remontada de su equipo compareció Pablo Alfaro en la sala de prensa de Anduva. El técnico aragonés sufrió como prácticamente toda la afición que se dio cita en el estadio. El empuje final del Mirandés y la pegada de líder fueron claves para remontar la cita ante el Barakaldo. “Hay que reconocer de la dificultad de la empresa. Nos hemos enfrentado a un equipo potente que hasta hoy no había encajado ningún gol en la segunda parte. Es un rival muy físico que ha intentado imponer sus armas, pero creo que hemos sido capaces de hacer un partido bastante completo. Lo hemos cocinado. Tuvimos las primeras ocasiones, pero no acertamos. Son otros tres puntos que se quedan en Anduva”, señala Alfaro.

La jugada clave llegó a falta de once minutos para el final. Al portero visitante se le escapó el balón regalando el tanto en bandeja a los locales: “Pito estuvo muy listo en el área y esa jugada fue clave. Tuvimos fortuna de líder, aunque su portero les salvó en la primera parte. En una jugada a balón parado, ellos lograron acertar. La pegada y la calidad arriba se nota. Las áreas valen pasta, allí se deciden los partidos”.

Aitor Larrazabal, entrenador del Barakaldo

Por su parte, el técnico del cuadro vizcaíno lamentó el negativo resultado obtenido en Anduva tras maniatar a los rojillos durante gran parte del encuentro. “Hemos competido de una manera muy digna. Probablemente cuando el equipo estaba bien plantado con una ocasión de Ander Vitoria para haber cerrado el partido, luego llegó un error del portero. Así entraron en el partido. Les perdonamos la vida porque estábamos mejor en ese momento”, mantiene Aitor Larrazabal.

El tanto del empate provocó una clara desconcentración en el bloque vizcaíno, que tiró a la basura el trabajo realizado hasta ese momento: “Hay que estar en el verde y ser futbolista. Ver que te hacen un gol prácticamente sin acercarse. Fruto del desacierto, consigues que el contrario se revolucione. Incluso escuché cierto desacuerdo del público hacia el equipo local. Esto es fútbol y puede ocurrir. Debemos seguir trabajando e intentar ganar el Sporting B el domingo que viene”.