El portero mirandés Sergio Herrera, Rey de Navarra

1145
Los compañeros felicitan a Sergio Herrera tras detener una pena máxima (Foto: Navarra.com)

Como si de un torero se tratase, Sergio Herrera salió a hombres del estadio Ramón de Carranza después de detener tres penas máximas frente al Cádiz. El portero mirandés vuelve a demostrar su calidad bajo palos. Su gran temporada en Huesca no pasó desapercibida para un club histórico como Osasuna, que se marca como reto su retorno a la máxima categoría.

En la primera parte del encuentro del pasado sábado, Herrera fue capaz de desviar el lanzamiento de Aitor García. El propio cancerbero corrigió su error al cometer penalti para mantener el empate sin goles en el marcador. Ya en la segunda mitad, el joven arquero se vio las caras con el veterano David Barral. Detuvo su disparo en primera instancia, pero el colegiado mandó repetir la pena máxima ante la incredulidad de los jugadores navarros.

Lejos de venirse abajo, Herrera volvió a sostener a su equipo despejando el cuero pese a que Barral varió su disparo. “Siempre hay algo de suerte. También tiene su trabajo con la ayuda del entrenador de porteros. El más difícil es el primer penalti porque marca un poco. En el tercero, mis compañeros me ayudaron en el rechace. Yo puse mi granito de arena”, destacó en zona mixta.

Después Osasuna fue capaz de perforar por dos veces la portería cadista para situarse al frente de la clasificación en la Liga 1/2/3. Sin duda seguiremos hablando de Sergio Herrera a lo largo de la presente campaña.