La victoria se vuelve a esfumar en la recta final (2-2)

741
Jonay pugna por el control del cuero en el choque ante La Granja

Mirandés B y La Granja disputaron un gran duelo en el campo de Ence, que acabó con reparto de puntos (2-2). El filial desaprovechó dos ventajas en el marcador para dejar escapar la victoria en la recta final del encuentro, como ya sucediera hace una semana frente al Unami en La Albuera.

Ambos equipos iniciaron el choque con claras intenciones de buscar la portería contraria. Los segovianos fueron los primeros en avisar con un remate de Kobi que atrapó sin dificultades el portero Moussa. El conjunto rojillo fue ganando metros y empezó a acercarse con peligro a la meta defendida por Truji. More estuvo a punto de inaugurar el marcador tras un rechace en el área. Sin embargo, su disparo se escapó por centímetros.

El tanto no tardó en llegar. Jarri aprovechó un balón muerto en el área para batir al cancerbero de tiro cruzado (1-0). La respuesta visitante fue inmediata. Marcos hizo a placer el empate. Rogero remató mordida la pelota que cayó en los pies del lateral que, libre de marca, hizo el 1-1. Los jugadores mirandesistas reclamaron con insistencia fuera de juego, pero el colegiado no lo dudó un instante.

Zunzu trata de arrebatar el balón a un rival

Hasta el descanso, el dominio correspondió por completo al filial. Zunzu buscó a Fer en el área, aunque el centrocampista no llegó por centímetros al remate de cabeza. Poco después, Jarri volvió a alojar el balón en el fondo del marco. Esta vez el colegiado señaló posición antirreglamentaria del ariete rojillo por lo que el gol no subió al marcador. El guión de la contienda se mantuvo en el inicio de la segunda mitad. Jarri dispuso de una magnífica ocasión, pero fue demasiado generoso cediendo el balón a Jonay. Finalmente, Marcos interceptó el pase cuando el extremo mirandés se disponía a empujar a la red.

Ritmo frenético

El acoso local continuó. La conexión Jarri – Jonay hizo mucho daño a la zaga segoviana. Éste último recibió el taconazo del autor de las dos dianas rojillas y, cuando parecía que volvería a perforar el marco visitante, su lanzamiento se marchó desviado. Poco después llegó el segundo. More cedió el cuero con la testa y Jarri, muy atento y ante la indecisión de la defensa, remató al fondo de la portería (2-1).

A partir de ese momento, La Granja buscó con insistencia la igualada, mientras el Mirandés B buscaba algún contragolpe certero con el que cerrar el choque. Riki pudo sentenciar, pero Truji atrapó por bajo su disparo. Cuando la contienda agonizaba, Juli aprovechó un centro desde la banda derecha para poner las tablas definitivas en el marcador (2-2). Todavía hubo tiempo para una ocasión más. Zunzu hizo lucirse al portero azulón en el tiempo de descuento dejando con la miel en los labios a los rojillos. El Unami se sitúa como líder en solitario de la tabla tras vencer por la mínima al Atlético Palencia 1929.

Mirandés B: Moussa, Asier Guinea, Carri, Baz, Unai, Fer, Zunzu, Riki (Blas, min. 91), Jarri, Jonay y More (Ina, min. 76).

La Granja: Truji, Marcos, Pau (Aguirre, min. 73), Pluma, Quique, Juli, Rogero, Velasco, Lázaro, Kobi (Moha, min. 91) y Mario (Manete, min. 89).

Árbitro: Calvo Antolín (comité palentino). Amonestó en el bando local a Carri, Asier Guinea, Unai y Jarri; y por parte visitante a Kobi, Juli, Velasco, Pluma, Quique y Pau.

Goles: 1-0  Jarri, min. 13; 1-1  Marcos, min. 21; 2-1  Jarri, min. 60; 2-2  Juli, min. 84