La comunión entre equipo y afición rojilla va en aumento

329
Las peñas del Mirandés volvieron a arropar a los suyos

Pablo Alfaro ha instalado el buen rollo y llevado serenidad a un club que pasó un mal trago en la última temporada con el descenso a Segunda B. El entrenador aragonés no sólo ha inculcado una filosofía ganadora en sus jugadores sino también un magnífico ambiente que la afición ha percibido desde el primer momento.

A estilo y semejanza de la hinchada islandesa, el Mirandés ha puesto de moda su propia ‘haka’ con la que finalizan todos los partidos en Anduva. El público en pie agradeció el esfuerzo a todos los componentes de la plantilla.

Fuente: Miranda es Deporte