Una Junta General de Accionistas, a pedir de boca

702
El presidente Alfredo de Miguel en un momento de la Junta General de Accionistas (Foto: CD Mirandés)

Que el Mirandés goza de una buena salud es un hecho y la envidia de muchos clubes del panorama nacional. El chasco de la pasada temporada ha servido para coger impulso en el ámbito no sólo deportivo, sino también económico. El balance del pasado ejercicio alcanzó un superávit neto de 2.277.693 euros. El acumulado al final de la presente campaña podría saldarse de manera positiva en 112.094 euros, si se cumplen las expectativas del Consejo de Administración. “La solvencia está garantizada para tres o cuatro años”, apuntó el presidente Alfredo de Miguel durante la celebración de la Junta General de Accionistas.

La entidad rojilla contempla dos ingresos extraordinarios. El primero deriva de los 500.000 euros que, en su día, depositó para su entrada en la Liga de Fútbol Profesional, mientras que el segundo asciende a 1.250.000 euros, cantidad que se le concedió por el descenso a Segunda B. Se ha llegado a alcanzar esta cifra gracias a la petición que formuló el club ya que antes se otorgaban la mitad.

Presupuesto para la actual temporada

Los accionistas aprobaron las cuentas por unanimidad además del presupuesto con el que contará el Mirandés en esta campaña. En el capítulo de ingresos se prevén 3.028.768 euros, mientras que los gastos serían de 2.879.309 euros lo que arrojaría un balance positivo de 112.094 euros. “La apuesta es fuerte porque queremos ascender y no queremos mermar esta cantidad para intentarlo”, destacó De Miguel.