El Burgos apura sus opciones de jugar el play off en el derbi

372
El Burgos tratará de sumar los tres puntos frente al Mirandés (Foto: El Correo de Burgos)

Burgos Deporte

Burgos y Mirandés afrontan un nuevo derbi en El Plantío el próximo domingo a partir de las 17:00 horas en un choque en el que ninguno de los dos equipos llega en buen momento de juego. El conjunto blanquinegro no ha encontrado el camino del gol en la segunda vuelta del campeonato y, además del cambio de entrenador, se ha quedado con muy pocas opciones de conseguir jugar la fase de ascenso al final de la temporada.

Si analizamos las últimas cuatro jornadas, los números totales son idénticos. Ambos equipos han sumado sólo cuatro puntos de doce posibles. El Mirandés venció al Vitoria por 4-2 y empató con el Amorebieta en Anduva, mientras que viene de perder dos encuentros consecutivos lejos de su feudo ante Bilbao Ahtletic y Barakaldo. Por su parte, el Burgos también sumó los mismos puntos tras ganar por 1-0 al Arenas y empatar sin goles ante la Real Sociedad B en El Plantío (0-0) y perder sus dos partidos fuera de casa contra Gernika y Real Unión.

Si nos atenemos a la realización de goles es donde mayor diferencia encontramos ya que el Mirandés ha marcado cinco goles, mientras el Burgos sigue con su sequía realizadora y sólo ha anotado un tanto, el que supuso la victoria ante el Arenas. Eso sí, en cuanto a goles encajados, los de la capital son mejor que el cuadro rojillo con dos dianas en contra por cuatro del Mirandés. Así están las cosas de cara al derbi provincial del fin de semana.

Muy diferente al de la primera vuelta

El Burgos, en el undécimo puesto de la tabla y a ocho puntos del playoff de ascenso, tiene ya muy pocas posibilidades de engancharse a los cuatro primeros clasificados. Su objetivo debe ser ahora centrarse en asimilar el sistema de juego que el nuevo técnico Alejandro Menéndez,desea imprimir al equipo como sello de identidad. Un fútbol combinativo en esencia, evitando el pelotazo y practicando el mejor juego posible, dentro de las posibilidades que ofrece la categoría. En estas circunstancias, los blanquinegros pueden afrontar este partido con más tranquilidad y menos presión que los anteriores, con el objetivo de agradar a su afición.

Un derbi, por lo tanto, atractivo pero variopinto, muy diferente al de la primera vuelta, con mucho en juego y en el que todo es posible. El Burgos es fuerte en su línea defensiva, mientras que el Mirandés siempre ha presumido de un buen ataque y mucha realización, aunque ahora se encuentra en horas bajas. La emoción está servida.