Habrá que luchar por el camino largo (0-0)

524
Rúper pelea el balón en un lance del juego

Embotellando a su rival. Asi finalizó el Mirandés la eliminatoria de campeones ante el poderoso Mallorca que regresa una campaña después a la categoría de Plata (0-0). El equipo rojillo lo buscó hasta el final. Fue mejor, dispuso de ocasiones pero lo más importante en este deporte que a veces es injusto: el balón no quiso entrar por más veces que se intentó.

Era evidente la tensión que se vivía en el feudo mirandesista que presentó una de sus mejores galas en busca de la remontada. La escuadra balear se comportó como un club pequeño. Llegó para no jugar, algo lícito por otra parte, pero el colegiado pudo descontar diez minutos como mínimo en el primer tiempo que se quedaron en cuatro. Los discípulos de Pablo Alfaro llevaron el peso del juego, aunque fue el equipo visitante el que probó fortuna con dos tímidos disparos desde la frontal del área que atrapó Limones. El primero, a cargo de Salva Sevilla que tuvo más problemas para generar juego que en el partido de ida, y el segundo de Aridai.

Las subidas de Paris por banda derecha trajeron de cabeza a la zaga bermellona. Un envío al área del lateral navarro lo cabeceó Yanis, libre de marca, por encima del travesaño. El propio jugador franco argelino dispuso de otra magnífica oportunidad al caerle a los pies un balón muerto tras el remate de Paris. El remate a bocajarro se escapó alto ante la desesperación de la grada. Pablo Alfaro quemó todas las naves en el arranque de la segunda parte dando entrada a ‘Pito’ Camacho. Antes ambos equipos tuvieron que efectuar un cambio por la lesión de Bonilla y Puerto.

Peláez intenta ganar el duelo con Pedraza

El guión continuó por los mismos derroteros. Reina, por fin, vio una amarilla y Álex López por los suelos continuamente. Hinchada y equipo seguían creyendo y lo hicieron hasta el pitido final embotellando al Mallorca que ni siquiera salió de su parcela de campo. Un centro de Kijera no encontró rematador en boca de gol. El balón se paseó sin que nadie pudiese aprovechar el servicio. A la desesperada lo buscó el cuadro rojillo. El central Melli se sumó al ataque en los minutos finales. El jugador andaluz tuvo en su cabeza el tanto de la esperanza, pero el testarazo volvió a escaparse por encima de la portería.

Con el cuadro insular pidiendo la hora terminó un encuentro que debe reforzar a los rojillos en busca del ascenso. Quedan cuatro batallas más y jugando así seguro que el sueño de volver a Segunda estará más cerca. El Extremadura será el próximo rival. La ida se jugará la próxima semana en el campo de Almendralejo.

Mirandés: Limones; Paris, Prieto, Israel Puerto (Melli, min. 46), Kijera; Rúper, Fernando Llorente (Antonio Romero, min. 67); Borja Sánchez, Peláez (‘Pito’ Camacho, min. 49), Yanis; y Cervero.

Mallorca: Reina, Sastre, Bonilla (Fran Gámez, min. 8), Raíllo, Xisco Campos, Pedraza, Aridai (Álvaro Bustos, min. 60), Salva Sevilla, Abdón Prats (Faurlín, min. 72), Álex López y Lago Junior.

Árbitro: Galech Apezteguía (comité navarro). Amonestó en el bando local a Cervero, Rúper, Melli, Antonio Romero, ‘Pito’ Camacho y Borja Sánchez; y por parte visitante a Sastre, Reina, Abdón Prats y Pedraza.

Goles: No hubo.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vuelta de la fase de ascenso de la eliminatoria de campeones, disputado en el Municipal de Anduva ante la presencia de 4.885 espectadores.