La afición del Mirandés empuja con el alma

746
La afición agradeció el esfuerzo de todo el equipo al final del partido

Lo vivido en Anduva en la eliminatoria por el ascenso frente al Mallorca deja sin palabras a propios y extraños. Los calificativos que definen a la afición del Mirandés se quedan cortos. Todo el mundo creía en la remontada pese al resultado adverso que se cosechó en el choque de ida disputado en Son Moix. Ese espíritu también se transmitió al equipo ya en el calentamiento previo. Los rojillos buscaron el gol de todas las maneras posibles ante un rival que se limitó a perder tiempo desde el primer minuto.

Las ocasiones casi consecutivas que tuvo Yanis en sus botas se vivieron con pasión desde las gradas, pero el balón no quiso entrar. Nadie cejó en el empeño y los cánticos y ánimos hacia sus futbolistas incluso fueron en aumento con el paso de los minutos. Los baleares seguían a lo suyo. El choque agonizaba y aún así los rojillos entonaban el ‘sí, se puede’. Melli tuvo la última en su cabeza. De nuevo el balón se marchó por encima del larguero.

Con el pitido final, la alegría se desbordó en el sector que ocupaban los aficionados bermellones que se dieron cita en Anduva. Sin embargo, la noticia era otra bien diferente. No había llegado el ascenso, pero pese a ello el público despidió a los suyos con una gran ovación, conscientes de que sus ‘gladiadores’ lo habían dado todo sobre el césped. La ‘haka’ rojilla sonó con más fuerza si cabe. Sin duda, el preludio de que se puede hacer algo grande esta temporada entre todos. Extremadura será el próximo rival y éste es el camino a seguir.