“En ataque no estamos tan fluidos como al principio”

104
Borja Jiménez, entrenador del Mirandés

El entrenador del Mirandés Borja Jiménez tendrá aspectos del juego que analizar durante la semana. El equipo rojillo ofreció una pobre imagen ante sus aficionados pese a conseguir la victoria por la mínima ante el Gernika. Ahora la premisa es volver a recuperar las sensaciones perdidas tras los buenos encuentros realizados a principio de temporada: “Analizaremos el partido. Era un partido complicado para todos. Veníamos de perder y de no sentirnos cómodos. Nos ha costado más y nos pudo el nerviosismo. En la segunda parte tuvimos más paciencia con balón y al final también tuvimos acierto para ganar. Lo importante es ir sumando de tres en tres y seguir estando ahí”.

El técnico abulense asegura que quizá el equipo estuvo algo ansioso por tratar de hacer un buen partido en casa: “Cuando quieres agradar, a veces existe estado de ansiedad. Nos costó con balón. Siempre había nueve jugadores del rival por detrás. Estaban bien posicionados. Nos crearon ocasiones porque quisimos ir a por el partido. Con los cambios fuimos perdiendo fuerza en acciones a balón parado. En ataque no estamos tan fluidos como estábamos al principio de temporada”.

El cuadro vizcaíno generó varias ocasiones de gol ante el marco defendido por Limones que tuvo que emplearse a fondo, sobre todo en la segunda mitad. “Es verdad que los tres últimos rivales nos han esperado muy atrás. Los del principio de temporada son rivales que van a estar arriba y a priori se exponen mucho más. Hoy variamos la salida de balón por ir mejorando nuestros registros. Metimos dos jugadores por dentro. Los rivales nos estudian y saben cómo pararnos. Por eso debemos tener versatilidad”, señala Jiménez.

Arrondo atendió a los medios de comunicación

Urtzi Arrondo, entrenador del Gernika

Por su parte, el míster visitante cree que su equipo mereció bastante más sobre el césped de Anduva. El Gernika dispuso de varias oportunidades que no acertaron a definir. “Habíamos planteado el partido con un pequeño cambio de sistema. Empezamos bien con alguna ocasión y lo controlamos bien. En la segunda parte estuvimos más tranquilos defensivamente. Tuvimos tres claras para meter, pero al final vino una jugada desafortunada y nos vamos con pena”, subraya Urtzi Arrondo, que vio el partido desde la grada por sanción.

El técnico vasco tiene confianza en revertir la actual situación del equipo que ahora mismo ocupa el farolillo rojo de la tabla: “Nos faltó acierto, sobre todo un par que tuvo Abaroa. Les hemos tapado bien. Nosotros no estamos acostumbrados a jugar en hierba natural y al final la gente ha llegado justa. Puede dar la sensación de que al equipo le falta confianza, pero hay un buen ambiente entrenando. Esa es la esencia del club y por eso está el vestuario hundido tras la derrota. Debemos estar orgullosos del partido que hicimos y no tuvimos acierto para llevarnos un punto al menos”.