«Estamos contentos porque dimos un golpe sobre la mesa»

299
Borja Jiménez, entrenador del Mirandés

El entrenador del Mirandés Borja Jiménez se mostró feliz con el resultado obtenido ante la Unión Deportiva Logroñés. Los rojillos no realizaron un buen partido, pero se llevaron los tres puntos en juego ante un rival que también lucha por clasificarse para la fase de ascenso: «Cuando ganas, te vas contento y ante un rival que venía en una buena dinámica. Sabíamos que el partido sería igualado y hemos ganado el cuarto partido seguido en casa y sin encajar gol. Hasta enero ya no volveremos a jugar aquí y estamos satisfechos. Hemos dado un golpe sobre la mesa. Tenemos que seguir sumando y creciendo».

El técnico abulense apostó por situar a dos delanteros en la parcela ofensiva. Dio sus frutos la apuesta en los primeros compases hasta que llegó el único gol del encuentro. A partir de ahí, de nuevo tocó sufrir para mantener el triunfo: «Os lo he dicho más veces. Concibo el fútbol de esta manera. Queríamos ser muy profundos y creíamos que la manera más conveniente era tener dos puntas. Ellos no se lo esperaban y nos salió bien el planteamiento. Cuando uno es consecuente con lo que hace, puede estar tranquilo. En casa volveremos a ver este sistema con dos delanteros. Te obliga a ser algo más directo, pero hay que tener más variantes. Si siempre hiciéramos lo mismo, seríamos un equipo plano y fácil de defender».

Cuestionado sobre la actuación arbitral, Jiménez reconoció que ya había advertido a sus jugadores antes de saltar al terreno de juego: «Sabíamos que el árbitro sacaría tarjetas porque es el que más saca de la categoría». El central Melli y el atacante Álvaro Rey se perderán el duelo en Zubieta por acumulación de amonestaciones.

Sergio Rodríguez también valoró el encuentro

Sergio Rodríguez, entrenador de la Unión Deportiva Logroñés

Por su parte, el míster del conjunto riojano lamentó la falta de pegada en los últimos metros. Aspecto que está lastrando al Logroñés en los primeros compases de la temporada. «El resultado es malo. Nos llevamos muy poco premio. Controlamos bien el partido y recuerdo muy pocas ocasiones del rival. Al final fuimos a remolque y nos desgastó bastante. Preocupa pero me preocuparía más no generar ocasiones. No sirve de consuelo tener buenas sensaciones tras el partido. Venía gente de Logroño y queríamos brindarles una victoria. Es lo que más nos duele. No se pueden ir contentos a casa por el resultado», subraya Sergio Rodríguez.

Pese a la derrota, el entrenador riojano no cree que el resultado sea una decepción ya que el equipo dispuso de más ocasiones claras que su rival: «No se si se puede utilizar la palabra decepción, pero está claro que no estamos contentos. Esto sigue. La suerte es que dentro de siete días tenemos otro partido y vale lo mismo que éste. Hoy enfrente tuvimos un buen rival que se encontró con un gol. A partir de ahí no les hizo falta ir más a por el encuentro».

Tras el pitido final, jugadores de ambas escuadras se enzarzaron en una refriega que no tuvo mayores consecuencias. El colegiado amonestó al local Álvaro Bravo y al visitante Andy: «Son cosas que se quedan dentro. Intentas separar. Estábamos todos calientes».