El Mirandés cierra el año de dulce en Llodio (0-2)

179
Matheus lucha el balón con un defensor del Vitoria

Agencia Optasports

La estrategia dio tres merecidos puntos al Mirandés en un encuentro con escasas ocasiones ante el Vitoria (0-2). Dos tantos de cabeza de Claudio Medina a la salida de sendos saques de esquina, ya lleva ocho tantos esta temporada, aumentan la estadística de los de Anduva: 13 puntos de los últimos 15 disputados y sólo un gol encajado en más de 450 minutos de juego. Se había conseguido lo que pedía Borja Jiménez en la previa que era acabar el año de la mejor forma posible. Por contra el Vitoria sufría su décima derrota del curso y despide así 2018 en puestos de descenso.

El técnico abulense no pudo contar con el autor del tanto que dio la victoria ante la Real Sociedad B el pasado domingo. Hugo Rama era baja por acumulación de tarjetas por lo que no pudo repetir equipo, y dio entrada a Miguel Díaz para suplirle sobre la hierba artificial laudiotarra. No estuvieron cómodos los de Miranda en los primeros minutos. El conjunto local ponía muchas ganas en la presión y robaba el esférico enseguida, aunque no lograba luego acercarse a la meta de Limones.

Antonio Romero y Álvaro Bravo, por delante de su zaga, quisieron poner orden y dar continuidad al juego pero tampoco enlazaban tres pases seguidos y la pelota estaba más en la pista de atletismo que en el rectángulo de juego. Sin emoción y sin apenas llegadas, solo un tímido remate de cabeza de Matheus a las manos de Cebriá, se llegaba al ecuador de la primera mitad. Corría el minuto 22 y los rojillos dispusieron de una extraordinaria oportunidad para haberse adelantado en el marcador. Limones sacó en largo, Matheus prolongó de cabeza el cuero, dejando solo a Claudio Medina. Éste ante la desesperada salida de Cebriá dio flojo al balón y el meta se lo encontró mansamente en sus manos. Increíblemente habían perdonado los de Anduva una ocasión de oro.

Los rojillos superaron al Vitoria con dos goles en la segunda parte

El filial eibarrés, que seguía muy atento e intenso en el centro del terreno, también quiso llegar al área rival. Puso algún balón bombeado en las cercanías de Limones sin mucho peligro y sólo el lateral Cipetic tuvo una llegada en franquicia, aunque desde el borde del área disparó muy alto y cruzado, lejos de los tres palos. Las respuestas de los de Miranda también murieron en las inmediaciones del área y únicamente a balón parado, faltas y en un par de saques de esquina, llegaron a despertar de la siesta a Cebriá. Muy escaso el juego en ambos conjuntos en una tediosa primera mitad aunque el resultado era propicio para los de casa ante su necesidad de puntuar.

Tras el paso por vestuarios, el Mirandés adelantó sus líneas y el Vitoria aprovechó para salir en rápidas contras. Así provocaría dos saques de esquina en los primeros siete minutos, ambos lanzados sin peligro; y una llegada del recién incorporado Roger, que chutó muy alto desde el borde del área cuando llegaba muy rápido al remate. Seguían los de Jiménez sin imponer su presunta superioridad y los de Igor Gordóbil aprovecharon los errores de los ayer vestidos de verde para salir en busca de nuevos contragolpes.

Para intentar cambiar el ritmo del encuentro saltó Cerrajería al terreno de juego y el de Barakaldo de nuevo talismán influiría decisivamente en la victoria visitante. A la salida de un córner picó el cuero con la testa, Cebriá hizo un paradón, pero el rechace lo empujó  Claudio Medina a la red para abrir el marcador (0-1). El gol en contra espoleó a los vascos y su entrenador sacó al campo toda la artillería disponible.

Sin embargo, los de Miranda se habían llevado un nutrido grupo de aficionados que, aunque no hacía frío, no pararon de moverse, animar y aplaudir a los suyos para llevarles en volandas hacia una victoria que refrendó de nuevo Claudio Medina. Nuevo saque de esquina y el atacante, en el primer palo, remató de nuevo con su cabeza para cruzar el balón y hacer imposible la estirada de Cebriá (0-2). Los visitantes ya no sufrieron sino que escondieron el esférico para intentar que corrieran los minutos.

Vitoria: Cebriá; Julen López, José Hernández, Kaiser, Cipetic; Alain Ribeiro (Jaime Dios, min. 73), Txaber; Miguel Mari; Kike Pina (Roger, min. 46), Obieta (Urko, min. 77) y Xesc Regis.

Mirandés: Limones; Paris, Odei, Sergio González, Kijera (Carlos Julio, min. 89); Miguel Díaz (Cerrajería, min. 61), Antonio Romero, Álvaro Bravo, Yanis; Claudio Medina y Matheus (Álvaro Rey, min. 81).

Árbitro: Leo Ollo (comité navarro). Amonestó en el bando local a Kike Pina y Jaime Dios; y por parte visitante a Álvaro Bravo y Matheus.

Goles: 0-1  Claudio Medina, min. 67; 0-2  Claudio Medina, min. 84