Desenlace cruel para el Mirandés en Santander (3-2)

247
Álvaro Bravo toca el balón en el centro del campo

El fútbol no entiende de justicia y por eso es tan maravilloso. El Mirandés se mostró superior en muchas fases del encuentro ante el Racing, pero dos goles postreros en sendos rechaces dieron la victoria al cuadro cántabro que amplía la diferencia por el liderato a siete puntos más el ‘golaverage’ particular (3-2). Sergio Ruiz adelantó al conjunto verdiblanco en su primer disparo a puerta, pero los tantos de Claudio Medina y Matheus voltearon el resultado. Cuando parecía que los puntos viajarían a Miranda, los cántabros se llevaron la victoria en dos acciones desafortunadas en la recta final.

Los rojillos asumieron el mando en los compases iniciales ante una escuadra local a la que la costaba salir de su propio campo. Los discípulos de Borja Jiménez trataron de llevar el peso del choque a través de la posesión y, de esta forma, llegó la primera oportunidad. Paris y Álvaro Rey fabricaron la jugada por banda derecha. El lateral navarro ganó la línea de fondo en un claro tres para uno; pero Yanis, demasiado forzado, no pudo ejecutar con precisión el disparo. La pelota continuó en el área y de nuevo Paris pudo adelantar a los suyos. Sin embargo, su remate tropezó en un defensor.

Sin apenas merodear el área mirandesista, el Racing sacó tajada en su primer remate. Dani Segovia bajó el balón con el pecho, tras el envío de Aitor Buñuel desde el costado derecho, y el recién renovado Sergio Ruiz ejcutó un certero disparo que se coló en el fondo del marco después de golpear en el poste (1-0). Los cántabros incluso volvieron a perforar poco después la meta contraria. Enzo Lombardo hizo lucirse a Limones y el rechace lo remachó Dani Segovia a la red, aunque en posición antirreglamentaria.

Pese al mazazo del tanto en contra, el Mirandés siguió a lo suyo sobre el césped. Entre Yanis y Álvaro Rey tuvieron cerca la opción del empate, pero éste último se entretuvo a la hora de disparar a puerta desaprovechando la ocasión. Era prácticamente imposible que el cuadro rojillo no perforase el marco verdiblanco en la primera parte. Tanto fue el cántaro a la fuente que al final entró en una magnífica maniobra de Yanis que dejó solo a Claudio Medina delante de Iván Crespo. Al delantero leonés no le tembló el pulso para igualar el choque con un tiro raso (1-1).

Kijera controla el balón pegado a la línea de cal

En los instantes finales del primer tiempo, Noguera estuvo a punto de aprovechar un error visitante. El disparo del mediapunta desde la frontal se escapó rozando el palo derecho. Tras el paso por los vestuarios, el Racing mejoró sus prestaciones con un juego más fluido. Enzo Lombardo pudo volver a poner a su equipo por delante en un falló en la entrega de Álvaro Rey que complicó a su compañero Paris. El esfuerzo del navarro tuvo su recompensa para que el extremo local no armase con dirección su remate. Poco después, apareció Limones para despejar por bajo la intentona de Olaortua, sumado al ataque en un córner.

Sufrían los rojillos y enseguida movió ficha Borja Jiménez reforzando el centro del campo con la entrada de Cerrajería. El Racing se pudo adelantar en el único error en la salida del meta mirandesista. El cuero cayó muerto en los pies de Enzo Lombardo que estrelló su tiro en el cuerpo de Paris. También introdujo en el campo más artillería el técnico local Ivan Ania. Cejudo y el debutante David Barral ingresaron en el terreno de juego, pero lo que llegó fue el gol rojillo en una gran jugada que comandó Yanis con la apertura hacia la subida de Kijera. El lateral vasco encontró a Matheus libre de marca tras el primer rechace y el brasileño no desaprovechó la ocasión para marcar (1-2).

Todavía quedaba mucho tiempo por delante, pero el Mirandés ni mucho menos dio un paso atrás. Pudo sentenciar en una pared entre Antonio Romero y Paris. Sin embargo, el lateral no hizo un buen control aunque terminó encontrando a Yanis en el área. El extremo franco argelino disparó muy desviado. Cuando el partido parecía que volvía a inclinarse hacia el lado visitante, Cejudo ejecutó un córner que nadie acertó a despejar en el corazón del área y Óscar Gil con la caña preparada estableció la igualada (2-2).

Hasta el granizo y la fuerte lluvia no quisieron perderse este gran espectáculo en la lucha por la primera plaza, pero el final fue muy cruel para el Mirandés. En una falta colgada al área, el despeje de Limones golpeó en la rodilla de Miguel Díaz para quedarse franco en las botas de Jon Ander que marcó a puerta vacía (3-2). La derrota es dolorosa, pero sin duda ese es el camino a seguir con un equipo que mandó con su juego durante muchos minutos ante el líder.

Racing: Iván Crespo, Aitor Buñuel, Castañeda, Óscar Gil, Olaortua, Sergio Ruiz, Nico Hidalgo (Cejudo, min. 65), Kitoko (Jon Ander, min. 74), Dani Segovia (David Barral, min. 69), Noguera y Enzo Lombardo.

Mirandés: Limones; Paris, Melli, Sergio González, Kijera; Antonio Romero, Álvaro Bravo (Matheus, min. 66); Álvaro Rey (Cerrajería, min. 56), Hugo Rama, Yanis; y Claudio Medina (Miguel Díaz, min. 81).

Árbitro: García Verdura (comité catalán). Amonestó en el bando local a Kitoko y Aitor Buñuel; y por parte visitante a Álvaro Bravo y Cerrajería.

Goles: 1-0  Sergio Ruiz, min. 21; 1-1  Claudio Medina, min. 36; 1-2  Matheus, min. 71; 2-2  Óscar Gil, min. 84; 3-2  Jon Ander, min. 93