El sistema de la discordia

989
El Mirandés se precipita hasta el último puesto de la tabla (Foto: LFP)

Nueve jornadas consecutivas sin ganar siguen poniendo en entredicho el sistema de juego de Carlos Terrazas. Un total de 16 goles son los que han encajado los rojillos desde que el pasado 25 de septiembre se lograse el último triunfo ante el Tenerife.

La cita frente al filial hispalense ha despertado muchas más dudas si cabe entre la afición, que sigue sin ver a un bloque compacto sobre el terreno de juego. Para muestra un botón. La presión descompensada originó el contragolpe que dio origen al gol del Sevilla Atlético. Hasta cinco jugadores buscaron el robo de balón en campo contraria. Sin embargo, el filial aprovechó esta circunstancia para montar un rápido contragolpe por banda derecha con el equipo en clara inferioridad.

Para poder desarrollar con éxito este sistema hace falta un gran despliegue físico y, hoy por hoy, el equipo se encuentra limitado en esa faceta ya que el fuelle sólo abarca treinta minutos como ha sucedido en los dos últimos partidos. El respetable no aguanta más esta situación. Las redes sociales claman contra la labor del técnico vizcaíno al que se le agota el crédito al frente del Mirandés.

Pese a ello, la última palabra la tendrá el Consejo de Administración que encabeza Alfredo de Miguel. ¿Qué se le pasará por la cabeza al presidente rojillo? Es la pregunta que todos los aficionados se hacen tras la derrota sufrida en Sevilla pero, hasta el momento, el apoyo hacia el entrenador ha sido total.

El principal problema que puede surgir es que a Terrazas se le han dado plenos poderes. Fue nombrado manager general del club y varias figuras necesarias en una entidad profesional desaparecieron del organigrama como por ejemplo el entrenador de porteros. Su despido supondría un importante desembolso económico para las arcas de la entidad, pero sólo De Miguel conoce lo que pasará en un futuro cercano.