Valoraciones tras el Cádiz 2-1 Mirandés

1567
Javier Álvarez de los Mozos, entrenador del Mirandés

Caras de tristeza entre la expedición rojilla que no pudo traer un resultado positivo de su visita a Cádiz. El Mirandés sigue sin conocer la victoria lejos de Anduva. Un lastre que hace que el equipo se mantenga en puestos de descenso a la división de bronce.

El técnico Álvarez de los Mozos lamentó en la sala de prensa del Ramón de Carranza la oportunidad perdida y más cuando la escuadra mirandesista se puso por delante en el marcador: “Nos vamos jodidos porque empezamos ganando. Hemos aguantado bien el partido en situaciones adversas. A falta de diez minutos que nos metan el gol, no es para estar satisfechos. Creo que teníamos el partido bastante controlado. El Cádiz tenía más posesión de la pelota, pero no nos creaba ocasiones claras de gol”.

El míster burgalés cree que al equipo le falta convencerse de que puede conseguir la primera victoria del curso a domicilio: “En nuestra situación es difícil creer que podemos ganar fuera de casa. No lo hemos conseguido todavía, pero seguro que lo conseguiremos”.

Cuestionado sobre su rival, Álvarez de los Mozos destacó el potencial amarillo al que le augura una buena temporada en su retorno a Segunda: “Es un buen equipo y además aquí aprieta mucho. Seguro que a final de temporada va a estar arriba”.

Álvaro Cervera, técnico del Cádiz

Álvaro Cervera, entrenador del Cádiz

Por su parte, el técnico amarillo valoró de forma positiva los tres puntos logrados ante el Mirandés en un choque en el que contaba con varias ausencias, tanto por sanción como por lesión.

Cervera habló sobre los cambios efectuados a lo largo del encuentro. Reconoce que lo normal hubiese sido sustituir a un mediocentro por el gran desgaste físico que conlleva esa posición: “Si hubiese habido un resultado decidido para cualquiera de los dos faltando un cuarto de hora, lo normal es haberlo cambiado. Había que hacerlo muy a última horas con las cosas claras. El cambio de José Mari era una carambola a tres bandas porque Eddy no estaba y Garrido tampoco. Hablé con él y me dijo que aguantaba. Ninguno de los dos mediocentros aguantan los noventa minutos en un partido normal”.

Pese a no disponer de algunos jugadores claves, el Cádiz aprovechó su punta de velocidad por bandas para llevar el peligro a la portería rojillo. Por la derecha llegaron los dos tantos locales: “Hay que estar contentos por ganar el partido. Se nos puso en contra y no teníamos los recambios que queríamos y al final hemos ganado. No hicimos las cosas que queríamos hacer. Nosotros no somos un equipo de posesión porque cometemos algunos errores. Ellos jugaban con defensa de tres y queríamos un uno para uno con Salvi y Aitor por banda. Los dos goles llegan por ahí. Es lo que trabajamos durante la semana para que pasara”.