Valoraciones tras el Mirandés 2-0 Alcorcón

2166
Pablo Alfaro, entrenador del Mirandés

Carácter y pelea hasta el ultimo minuto. Son las señas de identidad que, en muy poco tiempo, ha instaurado Pablo Alfaro en el Mirandés. El equipo demostró actitud en el vital choque frente al Alcorcón. Los nervios jugaron una mala pasada en el primer acto, pero los rojillos fueron superiores en la segunda mitad. “Estamos vivos. Hemos conseguido acortar las diferencias. He sentido muchas cosas ahí dentro. He sufrido muchísimo, pero también disfrutado. Los jugadores empezaron tensos y nerviosos con el balón. Nos costó en la primera parte. No estuvimos precisos con el balón y eso se veía en la cara. Con el cambio de dibujo en la segunda parte, el equipo fue mejor. El primer gol desató el tarro de lo que podemos mostrar”, afirma el técnico zaragozano.

Roberto sostuvo al Mirandés con dos grandes intervenciones en los primeros 45 minutos. Después la eficacia goleadora de Urko Vera abrió el marcador: “Se ha sufrido, pero supimos sufrir. Nos tenemos que ir satisfechos. Queda mucho y es difícil, aunque estamos vivos. A parte del estilo, cada equipo necesita cosas diferentes. Los chicos a veces necesitan un refuerzo desde fuera. Tenemos que mejorar mucho y también lo sabemos. Ahora nos enganchamos a la pelea”.

Alfaro reconoció sentir muchas cosas sobre el césped de Anduva. Dejó claro el mensaje de agradecimiento hacia la hinchada de toda la plantilla, que volvió a disfrutar con los ánimos de los suyos desde las gradas: “La primera parte fue igualada porque ninguno de los dos propusimos más fútbol. Hubo muchas segundas jugadas. La superioridad por dentro no supimos interpretarla bien. El equipo conectó con nuestra gente. He disfrutado en casa porque la gente aprieta mucho. Los jugadores han agradecido en el vestuario su apoyo”.

Julio Velázquez, entrenador del Alcorcón

Por su parte, el técnico visitante lamentó la falta de puntería de su equipo en el primer período. Cree que, con un poco de fortuna, la victoria podía haber viajado a tierras madrileñas: “La primera parte ha sido nuestra, pero no estuvimos acertados. Ellos estuvieron mejor en la segunda. Recuerdo dos ocasiones claras. Dejamos el partido 0-0 y después Urko ha abierto el marcador. La salida de Sangalli fue clave. El final del partido fue un correcalles. Intentamos recortar distancias a la desesperada”.

Pese a la derrota, Velázquez prefiere sacar la lectura positiva del choque en el que el equipo fue capaz de competir a buen nivel: “Partido disputado en el que ambos no asumieron riesgos. Hubo caídas y segundas acciones. Desde mi punto de vista, lo teníamos a huevo para ganarlo. No fuimos capaces de adelantarnos y luego ellos acertaron. Fuera de casa nos cuesta dar la vuelta al resultado. El equipo al menos tuvo espíritu y luchó por meterse en el partido”.

El único pero con respecto al Mirandés es que el Alcorcón pierde el golaveraje particular con los rojillos, dado lo apretada que está la clasificación: “En problemas estamos. La liga va a estar apretada hasta el final. Cualquiera puede descender y habrá que ver resultados todas las semanas. Incluso el Mirandés que le pudo ganar al Levante en Valencia. Los niveles de ejecución son los que marcarán diferencias. Cada equipo tiene su propuesta”.

Satisfacción entre los jugadores

Los autores de los goles pasaron por la zona mixta de Anduva. Urko Vera abrió el marcador con un cabezazo de la casa. Es el cuarto tanto del ariete vasco que ha perforado hasta la fecha las redes adversarias con la testa: “Ha costado, pero hemos sabido sufrir. Conseguimos el premio que ya era hora. Pablo sabe de todo y ha colocado un sistema para estar más protegidos atrás dejándonos la vida. Debemos estar todos unidos”.

También regresó al once titular el centrocampista Íñigo Eguaras, que dio tranquilidad con la segunda diana: “Era un partido vital para nosotros. No decíamos matemáticamente adiós, pero es importante el resultado conseguido. Nunca nos vamos a rendir. La afición nos ha llevado en volandas. Estábamos cansados y con su aliento al final sacamos fuerzas. En el gol estaba en el rechace y la pegué como pudo. Pasó entre varias piernas y entró”.