Declaraciones tras el Lealtad 0-1 Mirandés

745
Pablo Alfaro, entrenador del Mirandés

Pablo Alfaro, entrenador del Mirandés, valoró de buen grado la victoria conseguida frente al Lealtad, que puso en dificultades a los rojillos durante el encuentro: “Estamos abonados al sufrimiento. Se vuelve a comprobar que las diferencias no son tan grandes entre un equipo que está arriba y otro que está abajo. El terreno de juego ha tenido incidencia porque se ha ido poniendo pesado, aunque es cierto que se ha recuperado muy bien de cómo estaba hace solo unos días. Si algo nos ha faltado, ha sido un poco de capacidad de adaptación”.

Pese al estado del césped, el equipo rojillo trató de llevar la iniciativa del juego. Por momentos lo logró y se hizo merecedor de los tres puntos: “Hemos tenido dos o tres opciones muy buenas en los primeros minutos, pero el equipo ha seguido trabajando bien y lo cierto es que han salido bien las cosas. Hemos conseguido tener el balón, estar bien en las disputas y que ellos no nos hicieran prácticamente ocasiones de gol”.

El conjunto rojillo se sitúa a un solo punto del líder Sporting B tras sumar seis puntos en apenas cuatro días. “Ahora es importante recuperarnos y centrarnos ya en el siguiente partido. Los tres puntos nos saben a gloria, pero hay que seguir remando. Aunque parezca extraño, queda mucho todavía, 18 puntos en juego, y van a pasar muchas cosas. Hay mucha diferencia de puntos, pero luego eso no es tan real en el césped. Hay que valorar todos los aspectos, anímicos, experiencia, influyen muchos factores en el resultado final”.

Roberto Aguirre mantiene la esperanza en lograr la salvación

Roberto Aguirre, técnico del Lealtad

Por su parte, el míster local señaló en la sala de prensa que su equipo había competido hasta el final ante un gran rival que lucha por un objetivo bien diferente: “Ha sido otro partido parecido al que veníamos de jugar en Mareo. Teníamos enfrente a un gran equipo, muy sólido. Conseguimos dar un buen nivel, atacamos mejor que defendimos. Merecimos más recompensa en el primer tiempo. En el segundo nos veíamos bien, fuertes en el partido. El gol ya nos trastocó un poco porque nos hizo daño, perdimos el centro del campo por meter gente arriba. Nosotros lo intentamos hasta el final y tuvimos nuestras opciones, pero es cierto que nos costó más de lo que nos había costado hasta el momento”.

El equipo asturiano se queda a ocho puntos de la permanencia, aunque todavía restan 18 en juego y prometen pelea en los encuentros que aún restan por disputar: “Somos conscientes de que tenemos que hacer cosas y muy bien para poder sacar los partidos. Necesitamos mucha frecuencia, llegadas al área y ese punto de acierto necesario. Esto nos complica mucho la situación porque tenemos una desventaja importante. Tenemos que entrar en una dinámica de victorias desde el domingo y dependemos también de los demás. Aun así, no se puede pedir más, el comportamiento del equipo es bueno, hacemos lo suficiente para poder ganar partidos y tenemos que seguir compitiendo en cada partido y conseguir puntos que nos permitan llegar al final con opciones”.