Alegrías y decepciones en pleno San Juan del Monte

566
Mirandés y Mallorca se enfrentaron en Anduva en plenas fiestas de San Juan del Monte en la temporada 2016/17

El fútbol es caprichoso y en más de una ocasión ha querido que el Mirandés se juegue el ascenso en plena celebración de las fiestas de San Juan del Monte. La ciudad es un hervidero de gente durante esos días, pero el sentimiento por el fútbol siempre permanece por delante de cualquier acto festivo. Sucederá este próximo domingo en la visita del Recreativo de Huelva que verá como mirandeses y forasteros acuden al estadio ataviados con las blusas de las diferentes cuadrillas.

En Anduva se han vivido decepciones, pero sobre todo alegrías. El 30 de mayo de 1993 los rojillos se enfrentaron al Casetas aragonés en la liguilla de ascenso a Segunda B. El cuadro visitante se llevó la victoria en una campaña donde no se logró el ascenso. Sí se consiguió 16 años más tarde. El bloque que por aquel entonces entrenaba Julio Bañuelos se enfrentó a La Muela en el partido de vuelta de la primera eliminatoria, que acabó con un claro triunfo (4-1). Esa temporada el Mirandés regresó a la división de Bronce.

Un éxito que fue teniendo continuidad en el tiempo hasta que el equipo subió a Segunda A de la mano de Carlos Pouso. Curiosamente se ascendió en San Juan, pero lejos del feudo mirandesista. En la mente de los aficionados quedará grabado aquel 27 de mayo de 2012 cuando los de Anduva ganaron al Atlético Baleares en el Estadi Balear. En la categoría de Plata se vivieron dos duelos en casa. El primero se saldó con una clara victoria contra el Alavés por 3-0, mientras que en el segundo se empató a dos frente al Mallorca con el equipo ya descendido. Mirandés y San Juan del Monte siempre han ido de la mano ya sea con partidos de Liga o con compromisos amistosos.