Miranda rinde homenaje a sus héroes

1321
Más de 3.000 mirandeses homenajearon a sus héroes en la Plaza de España

La lluvia que apareció en los momentos previos a la celebración no impidió que los mirandeses siguiesen de fiesta para celebrar el ascenso del Mirandés a Segunda División. Cerca de 3.500 rojillos se dieron cita en la Plaza de España para rendir homenaje a sus héroes.

Plantilla y cuerpo técnico partieron del Municipal de Anduva en autobús descapotable en torno a las 20:45 horas rumbo hacia el Ayuntamiento. El teniente de alcalde Miguel Ángel Adrián fue el maestro de ceremonias debido a la ausencia de la alcaldesa Aitana Hernando, que disfruta de unos días de vacaciones. La corporación municipal decidió entregar al club el León de Oro de la ciudad por este gran logro que devuelve al equipo al fútbol profesional.

Después llegó el turno de salir a la balconada. Los jugadores saltaron, bailaron y cantaron las canciones que les dan aliento sobre el césped. El capitán Gorka Kijera sólo tuvo palabras de agradecimiento hacia una afición que llevó en volandas a los suyos durante la temporada: “Sois lo más grande que tiene este club. Nos levantáis en los malos momentos. Nosotros somos de Segunda, pero vosotros sois de Primera.

Otro de los más aclamados fue el entrenador Borja Jiménez. Su futuro parecía estar lejos de Anduva, pero podría tener la oportunidad de dirigir al conjunto rojillo en la división de Plata: “Cumplimos un sueño muy grande. El Mirandés siempre estará en nuestros corazones. Creo que el ascenso se consiguió en Logroño después una dura derrota”.

Rama viajó desde Lugo

Le hubiese gustado estar sobre el campo en los dos encuentros decisivos de la temporada, pero una desafortunada lesión ante el Recreativo le impido vivir desde dentro el ascenso. El centrocampista Hugo Rama recibió el calor de la afición que quiere que defienda la camiseta rojilla en Segunda. “El que manda es el que manda. Preguntadle a él (en referencia al presidente). Disfrutad esto por mi y aúpa Mirandés”, señaló. La hinchada mirandesista tampoco no quiso olvidarse de dos hombres claves en el ascenso: el lateral Paris Adot y el portero Limones, que fue clave en el choque de vuelta de la gran final ante el Atlético Baleares.

La nota negativa llegó en el momento en el que el presidente Alfredo de Miguel dirigió unas palabras al respetable. Al grito de ‘El Mirandés somos nosotros’, la afición le recriminó el precio de las entradas en este play off de ascenso. No era ni el día ni el momento, pero el máximo accionista no estuvo nada afortunado en sus palabras al reprochar la actitud de los integrantes de la peña Jóvenes Jabatos.