“Llevamos tres penaltis en contra y tres expulsiones en dos jornadas”

557
Andoni Iraola, entrenador del Mirandés

Contrariado por el desenlace final del encuentro, aunque satisfecho por el trabajo realizado por sus jugadores. Así se mostró el entrenador del Mirandés, Andoni Iraola, en la sala de prensa de Anduva. El equipo disputó 69 minutos en inferioridad numérica por la temprana expulsión de Álvaro Rey. Pese a ello, los rojillos llegaron incluso a soñar con un buen resultado: “Da rabia porque el equipo ha jugado bien pese a la expulsión. Estábamos bien plantados once contra once, pero con diez tuvimos que renunciar a la posesión. Estuvimos juntos y no concedimos ocasiones claras. Competimos muy bien. Hicimos lo más difícil, pero al final llegó el penalti y se nos escapa un punto”.

El propio técnico guipuzcoano acabó expulsado el choque por protestar al colegiado en el tiempo de prolongación. “Llevamos tres penaltis en contra y tres rojas en dos jornadas. Voy a intentar no decir nada del árbitro. Es complicado y hay que asumirlo y ya está. No le dije nada. Sí que me había advertido, pero intentaré no hacer gestos”, apunta Iraola.

Queda mucho trabajo por hacer para tratar de minimizar errores que cuestan puntos en los partidos. Para colmo, al equipo se le sumó un nuevo contratiempo: “Tuvimos ayer la desgracia de la lesión de Matheus en el entrenamiento víspera del partido. De cara a ir por detrás en el marcador no teníamos muchas soluciones en el banquillo. Por eso habíamos guardado a Iñigo para el final y situado a Galder en la mediapunta. Aún así, el equipo ha trabajado y ha competido muy bien”.

Álvaro Cervera, entrenador del Cádiz:

Por su parte, el técnico visitante destacó el resultado por encima del juego desplegado sobre el césped de Anduva: “Me ha gustado que intentamos hacer lo que queremos y no me gusta que otras veces no. Sabemos que al jugar contra diez pueden marcarnos en un córner o faltas y esa falta no fue inteligente. Perdimos demasiados balones y hay que ser consciente de la liga en la que estamos jugando”.

Los cadistas no estuvieron precisos con el balón pese a encontrarse en superioridad numérica tras la expulsión de Rey: “Creo que jugar diez contra once es una diferencia grande como para que el contrario no tenga opción. No debemos tener tantas pérdidas. Estoy contento con el trabajo, pero no con el juego”.

Cuestionado sobre el Mirandés, Cervera comentó que “es difícil quedarse con uno menos como le pasó porque después dependes del coraje y la disputa. Hay jugadores que pueden marcar las diferencias en otros clubes, pero en nuestros casos no es así”.