“Es una pena que no nos estén favoreciendo los resultados”

132
Merquelanz marcó, con ayuda, el tanto ante el Cádiz

Un punto en las dos primeras jornadas es el balance del Mirandés en su retorno a la categoría de Plata. Los rojillos han dejado buenos momentos de fútbol ante dos rivales llamados a estar en la zona noble. También han sabido sufrir por culpa de las expulsiones sufridas y que dejaron al equipo en inferioridad con muchos minutos por delante.

La situación incluso empeoró frente al Cádiz. Álvaro Rey fue expulsado en el ecuador de la primera mitad por lo que la escuadra mirandesista afrontó los 69 minutos restantes con un jugador menos. “El tema del arbitraje no hay que valorarlo. Unas veces te favorecerán y otras te perjudicarán. También está el VAR para ayudar. Se están dando circunstancias como expulsiones o penaltis en contra que son cosas del juego. La gente puede estar tranquila de que el equipo lo está dando todo. Es una pena que no nos estén favoreciendo los resultados”, destaca Martín Merquelanz.

Al Mirandés se le ha medido con un rasero diferente al de otros clubes en este inicio de temporada. Expulsiones rigurosas pese a la revisión del VAR a las que se suman errores infantiles han condenado a los rojillos, que merecieron un mejor resultado por el juego desplegado: “Somos muchos debutantes en Segunda y nos falta la experiencia en esta categoría. Nos encontramos con gente veterana que suele gestionar mejor los partidos. Yo soy optimista y confío en el equipo que tenemos. Cuando estemos bien y once para once daremos guerra todos los encuentros”.

Gestionar los momentos decisivos del encuentro también se encuentra en el debe del conjunto rojillo. Un minuto después de empatar ante el Cádiz, Sergio González cometió un inocente penalti que dio al traste con el trabajo realizado. “Se nos escapó después de todo el trabajo realizado y con uno menos. Conseguimos el empate a falta de poco tiempo, pero se nos fue en los minutos finales. Está claro que once contra once se igualan más las fuerzas y no tienes que correr tanto detrás del balón”, añade Merquelanz.