El Mirandés regresa al trabajo tras el parón navideño

268
El capitán atendió a los medios informativos

Finalizó el año deportivo con una de las grandes sorpresas de la jornada. El Mirandés se impuso al Girona en Montilivi para situarse a tan solo un punto del play off de ascenso. El equipo que dirige Andoni Iraola ha regresado a los entrenamientos para preparar el primer duelo de 2020 ante el Racing de Santander que se jugará en Anduva.

Tres jugadores (Matheus, Ohemeng y Cristian) no se han ejercitado con el resto del grupo al contar con permiso del club ya que han pasado las fiestas navideñas en sus respectivos países. “Las vueltas al trabajo siempre son duras, pero mejor de lo que me imaginaba. Son unas fiestas malas porque hay muchas comidas de por medio pero, si las aprovechas para desconectar, ayudan. Trabajos obligados no había, pero algunos hablamos con el preparador físico para que nos diera ejercicios. Cada uno se conoce y sabe cómo es su cuerpo”, apunta el capitán Gorka Kijera.

Los rojillos acabaron el año con buenas sensaciones. Las victorias ante Huesca y Girona han llenado de confianza a una plantilla que sigue manteniendo los pies en el suelo: “Dio pena parar por la dinámica tan positiva que llevábamos, pero así vino. Esperemos que no afecte a los resultados y podamos seguir igual. A principio de temporada firmábamos todos tener 31 puntos en estas fechas. Todos teníamos miedo al último mes contra equipos que habían estado en Primera, pero demostramos que podemos competir ante todos. Debemos llegar a los 50 cuanto antes”.

Nadie olvida que el principal objetivo es la permanencia, aunque de ilusión también se vive en el seno mirandesista. “Tenemos que tener los pies en el suelo. El año pasado el Alcorcón hizo una primera vuelta espectacular y luego una segunda muy mala. Hay que aprender de esos casos. Si al final podemos luchar por más, lo haremos. Jugar un play off a Primera sería algo histórico y positivo a la vez, tanto individual como colectivamente”, destaca el lateral vasco.

La primera cita del nuevo año enfrentará a dos recién ascendidos a la división de Plata que ya se vieron las caras en El Sardinero. El conjunto cántabro se llevó los tres puntos en el duelo de la primera vuelta en un partido que sirvió como punto de inflexión en el posterior camino del Mirandés: “El fútbol normalmente te da una segunda oportunidad. Fue el partido donde se vio todo lo que no teníamos que hacer para competir en esta categoría. Todos tenemos el gusanillo de querer ganar al Racing. Queremos vengarnos de lo que pasó y dejarles a una distancia muy grande para que nos puedan coger”.

Fuente: Miranda es Deporte