De Miguel recuerda las obras a acometer en Anduva para responder a las críticas por el precio de las entradas de Copa

2362
El presidente Alfredo De Miguel atendió a los medios tras conocerse el aplazamiento (Foto: Avelino Gómez - El Correo)

Las redes sociales fueron un hervidero de críticas tras conocer el precio de las entradas que lanzó el Mirandés para el duelo de la Copa del Rey ante el Celta, que se celebrará este jueves en Anduva. Muchos lo consideran abusivo, pero el presidente Alfredo de Miguel se defiende. “El Mirandés tiene que hacer inversiones importantes y no podemos regalar las entradas por más que quisiéramos. No estamos subvencionados por estamentos públicos que nos den cantidades como pasa en otros equipos y nosotros tenemos que buscar la economía y nos dice que hay que cobrar”, mantiene el máximo accionista del club.

Dos obras de importante calado deberá acometer el club para acondicionar al estadio rojillo a las exigencias de la LFP y ambas tendrán lugar una vez finalice la actual temporada: “Este verano acometeremos el drenaje del terreno de juego que supone un presupuesto de 500.000 euros y la totalidad del cambios de las luces que sube a otro millón. Estas cosas se hacen con dinero. Si no se puede cobrar las entradas porque sienta mal, entonces no vamos a ningún lado porque luego también se quiere tener un equipo competitivo. Cada uno es libre de venir o no venir, pero las cosas tienen un precio y hay que pagarlo. El que no, que se quede en casa”.

De Miguel también habló del aplazamiento del partido ante el Zaragoza debido a la fuerte tromba de agua que cayó sobre la ciudad en las horas previas a la cita.”No estaba el terreno en condiciones para la práctica del fútbol. Hay que tener en cuenta que cayó en un breve espacio de tiempo muchísima agua y los árbitros consideraron que no era posible. Es la primera vez que nos pasa en muchos años. No creo que sea algo achacable al campo sino más bien a la naturaleza que tiene estas cosas”, declara.

Ambas escuadras llegaban en un buen momento al encuentro. El Mirandés con cuatro partidos seguidos sin conocer la derrota y el Zaragoza tras dos victorias consecutivas. Por el momento no hay fecha prevista para su celebración: “Que nos haya podido venir bien, el tiempo lo dirá. Nunca se sabe. Había muy buen ambiente. Sobre todo por la afición del Zaragoza es una pena que tuvieran que hacer el viaje en balde, pero el tiempo no respeta estas cosas”.

Fuente: Miranda es Deporte