“Jugar dos semifinales en ocho años está al alcance de muy pocos”

306
Pablo fue sacado a hombros tras eliminar al Espanyol en los cuartos de final

Tiene el honor de ser el máximo artillero de la Copa del Rey de 2012 con siete dianas. Sus goles hicieron vibrar a España entera. Pablo Infante rememora el fantástico campeonato que realizó el Mirandés, que por aquel entonces militaba en Segunda B, hasta alcanzar las semifinales del torneo del KO.

Si a alguien le preguntamos ahora que quién fue el máximo goleador de la Copa de aquel año, muchos responderían que o Messi o Cristiano Ronaldo; pero se confunden porque fue Pablo Infante: “Personalmente estoy muy contento por ser pichichi de la competición, pero detrás hubo un juego colectivo. Sin mis compañeros hubiese sido imposible conseguirlo. Me quedo con las semifinales que alcanzamos porque fue mérito de todos”.

De nuevo el Mirandés ha alcanzado las semifinales. Me imagino que le vienen muchos recuerdos a la cabeza: “Cuando están en plena vorágine futbolística jugando miércoles y fin de semana, no te das cuenta de valorar las cosas. Van pasando los años y esos recuerdos van creando poso”.

Hay que alabar el trabajo que está realizando tanto el cuerpo técnico como la actual plantilla, pero lo de 2012 fue una gesta en mayúsculas: “Aunque hay paralelismo con lo que están consiguiendo, hay muchas diferencias. En esa época el equipo estaba en Segunda División B, la masa salarial era totalmente distinta y el formato de Copa también. Había que ir a casa del rival. A más partidos era más complicado pasar de eliminatoria. Si que es verdad que el nuevo formato da más posibilidades de que haya equipos menos esperados en semifinales”.

¿Cuál es el mayor recuerdo que se le viene a la cabeza de aquella hazaña copera?: “El más bonito fue el momento del gol ante el Espanyol. El partido expiraba, quedaban tres o cuatro minutos y el cabezazo de César nos metió en las semifinales. Me acuerdo de ir a abrazarle y también de la antigua grada de general. La gente estaba loca. Mereció la pena vivirlo. Fue el éxtasis completo”.

Pablo anotó siete goles en la Copa de 2012

¿Qué tiene el Mirandés con la Copa del Rey?: “Es un auténtico idilio. Jugar en ocho años dos semifinales y hace cuatro años llegar a cuartos, quitando Barça, Madrid y Atlético está al alcance de muy pocos equipos. Miranda tiene dos cosas muy buenas. Una que la gente es amante del fútbol y dos que el Mirandés es un orgullo para la ciudad. Eso lo sienten los jugadores y te permite dar lo mejor de ti cuando estás exhausto”.

El equipo rojillo se ha convertido por méritos propios en el estandarte del fútbol modesto: “De esta forma se da luz a equipos que viven la cara más oscura del fútbol como clubes de Tercera o Segunda B que tienen pocos recursos económicos. Se traslada el foco a ellos y se vuelve al fútbol de los orígenes. Hace poco leía una entrevista a Pablo Alfaro que decía que este formato es la democratización del fútbol. Te permite luchar o tener más opciones de eliminar al equipo más grande”.

Pero ya sabe que hay opiniones favorables y otras no favorables a este cambio formato: “Todas las opiniones son respetables, pero si quieren hacer una Copa en la que ningún jugador estrella pueda caer lesionado o donde no haya tantas sorpresas que cojan a los ochos primeros clasificados de Primera División y que jueguen entre ellos una Copa del Rey. Creo que de esta forma se da la posibilidad de competir. Es un formato dinámica que alimenta el espectáculo”.

Pouso dirigía a aquel equipo que se coló en semifinales. Por hacer una comparación, ¿qué les puede estar comentando Iraola a sus jugadores para afrontar este tipo de encuentros?: “Carlos Pouso ha sido un grandísimo entrenador para el Mirandés. Era un motivador nato. El jugador llegaba como una moto a estos partidos. Me imagino que, llegados a esta situación, es un período de menos palabras e Iraola observará más el estado físico de sus jugadores y también les alentará. Uno es consciente de lo que se juega y de que tiene que dar el 100%”.

¿Cómo estás viendo al actual Mirandés?: “Está haciendo un fútbol de mucha categoría. Para eliminar a equipos de la talla de Villarreal o Sevilla, o estás muy puesto y haces un buen partido o no tienes ninguna opción. Y además ganó desplegando un gran juego y eso es mérito de Andoni Iraola. Al principio le costó adaptarse a la categoría. Apostaba más por salir con el balón combinado, pero luego cambió un poco el patrón de juego”.

Si en 2012 tocó el Athletic, ahora los rojillos se verán las caras con la Real Sociedad que está en un gran momento: “La Real tiene un auténtico equipazo. De medio del campo hacia arriba tiene un poderío brutal, pero el Mirandés tiene mucho que ganar y poco que perder. Tiene que desplegar el juego que ha hecho hasta ahora. Como todo llegue abierto a Miranda, puede ser una eliminatoria muy interesante. En Anduva todo es posible. Habrá suspense hasta el final”.

Fuente: Miranda es Deporte