“Hay que evadirse lo máximo posible y hacer lo que nos gusta que es jugar al fútbol”

363
Íñigo Vicente, durante el entrenamiento (Foto: Paula González - CD Mirandés)

El coronavirus está afectando de lleno al mundo del deporte. Los diferentes clubes y federaciones toman medidas para evitar la proliferación del virus que continúa creciendo en número de casos. Todo apunta a que el partido entre Mirandés y Numancia que debía jugarse este sábado en Anduva será aplazado. Mientras tanto, la plantilla de Andoni Iraola continúa entrenándose para la cita sin ningún temor. “Hay respeto por todo lo que se dice en las televisiones. Vamos a intentar evadirnos lo máximo posible de ello y hacer lo que nos gusta que es jugar al fútbol. Veremos si se pasa dentro de un tiempo”, asegura el extremo Íñigo Vicente.

Hasta que no haya una confirmación oficial al respecto por parte de la entidad rojilla, el encuentro tiene previsto disputarse sin aficionados: “Está claro que a nosotros el público nos da mucho en Anduva. Nos anima en los momentos malos y eso hace que el equipo se vaya hacia arriba. Es una pieza importante en la buena temporada que estamos haciendo”. Algunos clubes como Zaragoza y Oviedo no consideran adecuada la propuesta de jugar los dos próximos compromisos ligueros a puerta cerrada. Una medida que no tiene en cuenta la salud de los futbolistas, cuerpos técnicos y personal, según se apunta.

Vicente recupera la sonrisa tras su lesión (Foto: Paula González – CD Mirandés)

El equipo rojillo trata de mantenerse al margen. El triunfo frente al Alcorcón ha llenado de moral a la plantilla para afrontar el tramo final de la temporada. “Nos ha dado una confianza increíble. Nos vemos arriba en la clasificación y es donde queremos acabar. Estamos muy cerca del playoff, pero también debemos mirar abajo. La Liga está muy apretada. Hay diez equipos metidos en la pelea y nosotros lo que tenemos que hacer es ganar y sacar adelante los partidos”, destaca.

Por segunda vez desde que comenzase el año, el Mirandés puede preparar el siguiente partido con una semana de margen: “Llevábamos mucho tiempo sin entrenar en condiciones porque los encuentros de Copa afectaban mucho a las sesiones. Ya hemos vuelto a la rutina normal y los entrenamientos están siendo intensos. Encima el equipo está recuperando efectivos para la recta final”.

El jugador vizcaíno ha recuperado su mejor versión de juego en las últimas semanas. Fue clave su ingreso al césped de Santo Domingo para que los rojillos volteasen el marcador: “La lesión me paró un par de semanas, pero no es excusa. Hay que coger el ritmo lo antes posible para dar lo máximo al equipo e intentar aportar como hice el fin de semana pasado en Alcorcón o en los anteriores partidos en los que también participé”.

Normalidad en los entrenamientos

Algunos equipos tratan de frenar la expansión de la enfermedad adoptando una serie de medidas. En el caso concreto del Mirandés, la entidad rojilla suspende las comparecencias de jugadores y entrenador hasta nuevo aviso. Eso sí, habrá declaraciones ya que desde el área de comunicación se facilitarán respuestas a las preguntas que los diferentes medios informativos hagan llegar al club.

Lo que por el momento se mantiene sin cambios es el calendario de entrenamientos a realizar por la escuadra mirandesista durante la presente semana. Los discípulos de Iraola se ejercitarán mañana a puerta cerrada, pero tanto viernes como domingo tienen previsto hacerlo en el campo 2, anexo a Anduva, a puerta abierta.