Incertidumbre ante las obras que se deben acometer en Anduva

701
Imagen de la zona de acceso a los vestuarios de Anduva (Foto: Alfonso García Mardones)

El Mirandés tenía previsto cambiar este verano el drenaje del césped y la totalidad de la iluminación del estadio.

El momento estaba claro: una vez finalizase la actual temporada. Sin embargo, el parón sufrido en el campeonato liguero por la proliferación del Covid-19 en nuestro país deja en el aire las obras que debían realizarse este verano en el estadio de Anduva. Por un lado el cambio del drenaje del césped y, por otro, la totalidad de la iluminación con el objetivo de adaptarse a las exigencias que dicta la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en esta materia.

Ambos proyectos están valorados en 1’5 millones de euros, tal y como ha manifestado en más de una ocasión el presidente del Mirandés, Alfredo de Miguel, en sus últimas comparecencias públicas. Aunque no se ha declarado abiertamente, desde la entidad rojilla se apuesta por finalizar la competición en Segunda cuando mejore la situación. Mismo pensamiento que manejan la mayoría de clubes de la categoría y la propia Federación Española de Fútbol.

Y es que en juego hay mucho dinero de por medio por ingresos de televisión y taquillas de los partidos que, en el caso concreto del Mirandés, se destinaría en su totalidad a las obras de Anduva. Por el momento, todo se encuentra en modo ‘stand by’ porque ni siquiera si sabe si finalmente la Liga podría reanudarse. Todo hace indicar que lo que resta de campeonato se jugará durante los meses de julio y agosto. Justo el momento que había elegido el club para llevar a cabo estos trabajos.