“El riesgo de lesión será alto si se juega cada 72 horas”

281
Andoni Iraola junto a su ayudante Unai Mendía

El técnico del Mirandés, Andoni Iraola, ha ofrecido su particular punto de vista de la actual situación en una charla telemática que organizó la Escuela Vizcaína de Entrenadores.

Las circunstancias mandan y tanto cuerpo técnico como jugadores del Mirandés han tenido que adaptarse a la situación desde sus respectivos hogares, pero sin dejar de trabajar. Es el caso del entrenador rojillo Andoni Iraola que expuso su particular versión en una charla telemática que organizó la Escuela Vizcaína de Entrenadores junto a sus colegas de banquillo Jon Pérez Bolo y José Rojo ‘Pacheta’.

La reanudación del campeonato liguero sigue en el aire, aunque poco a poco se van dando pasos siempre teniendo en cuenta la salud del futbolista que prima por encima de todo: “La situación no es nada sencilla. Los primeros días los coges por ganas porque te puedes dedicar a cosas que durante la temporada no haces como por ejemplo estudiar otra forma de jugar, pero llega un momento en el que te quedas sin opciones. El contacto con los jugadores es diario. Queremos que intenten llegar lo mejor posible, pero será complicado por el tiempo que llevamos parados. Arrancar costará”, destaca el técnico guipuzcoano.

El aspecto psicológico será clave en la vuelta al trabajo que aún está por determinar: “A muchos entrenadores les tocará asumir ese papel. Me preocupa bastante el tema de cómo vamos a empezar y la seguridad con la que se entrenará. Y también hay situaciones contractuales difíciles. La mayoría de nuestros jugadores acaban contrato. No saben que van a hacer al mes que viene, pero cuando empecemos debemos estar a lo que hay que estar. Nos jugaremos cosas muy importantes en un período de tiempo muy corto y se puede pagar caro”.

El de Usurbil ha dado su particular versión en una charla telemática junto a otros técnicos

Preocupan muchos aspectos sobre la futura vuelta al trabajo. El principal, el nivel de exigencia que tendrán los jugadores ya que todo hace indicar que se disputarán los once encuentros que aún restan de campeonato en un breve espacio de tiempo. Y sin contar la fase de ascenso: “Jugar cada 72 horas es muy exigente. Puedes llegar a hacerlo una vez durante dos semanas, pero jugar once partidos de esta manera será difícil viniendo de esta situación. Aunque los futbolistas hagan todos los ejercicios diarios, el riesgo de lesión será altísimo. Los clubes que tenga plantillas más largas se verán bastante beneficiados”.

Como jugador dejó su sello en el Athletic y ahora como entrenador su filosofía también está calando hondo en la plantilla mirandesista. “Tenemos la idea de apretar arriba, de partidos en los que pasen muchas cosas y de cuanto más juegues en campo contrario será mejor. Nosotros empezamos jugando más desde atrás, asumiendo riesgos y eso nos costó muchos goles al principio de temporada. Después empezamos jugando más directo. Te tiene que ir adaptando, aunque yo soy muy de apretar arriba. Los jugadores deben encontrarse cómodos y sentir que están brillando”, apunta Iraola.

Sin embargo, no solo se debe tener en cuenta la idea de un técnico a la hora de que se plasme sobre el terreno de juego. Iraola es consciente de que el rival también juega y propone su filosofía: “Donde más tiempo invierto es viendo al rival. Hoy en día tenemos exceso de información y tienes que filtrar muchos datos. Me dejo llevar por la estadística y no despreciar nada. Al jugador se lo tienes que hacer llegar en dos sesiones de vídeo cortas para que intente entender los ejercicios que realizamos. Debe entender lo que estamos haciendo, a los futbolistas se les exige mucho más ahora que en otras épocas”.