“La expulsión me parece excesiva, pero no está en nuestras manos”

248

Iraola destacó la capacidad de sufrimiento de sus jugadores que buscaron el empate hasta el final a pesar de la mala actuación del colegiado Vicandi Garrido.

Se veía venir una victoria del Almería en Anduva y más tras el arranque del duelo. El Mirandés encajó la primera diana a los 19 segundos en un clamoroso error defensivo de Carlos Julio que se confió en exceso ante la presión de Darwin Núñez. De nuevo el equipo se quedó en inferioridad, pero tiró de orgullo y casta para sumar un valioso punto. “Me voy con muchas sensaciones. El partido ha tenido de todo. Nos hicieron un gol nada más empezar. Nos ha superado Darwin Núñez. Sin nada tenían siempre su amenaza en ataque. El equipo, en el tránsito de balón, se ha comportado bien. A medida en que han pasado los minutos, los jugadores se fueron encontrando. Antes del descanso nos llegó otro mazazo, pero seguimos insistiendo. Nos quedamos con diez y aún así lo intentamos hasta el final”, destaca Andoni Iraola.

El técnico de Usurbil lamentó nuevamente la expulsión de uno de sus futbolistas. Vicandi Garrido no midió a ambas escuadras con el mismo rasero y finalmente expulsó a Antonio Sánchez por doble amarilla en la misma acción: “Ellos han cortado contraataques muy claros y les ha advertido muchas veces sin sacar amarilla en la primera parte. Al final nos llevamos nosotros una expulsión sin haber ni un insulto o menosprecio. Me parece excesivo, pero es algo que no está en nuestras manos. Antonio estaba como central y lo estaba haciendo bien”.

Y también como en citas anteriores, los rojillos encajaron un tanto en el inicio del partido. Esta vez a los 19 segundos de juego. “Carlos se confió en el gol. Perdió de vista a Darwin y no perdonó. En el descanso hablamos de aumentar las coberturas para tratar de frenarle. Antonio jugó como central. Pudo aguantar mejor ese duelo pese a tener menos velocidad y lo hizo bien. Por eso me dio rabia lo de la expulsión”, apunta Iraola.

Silva se estrenó en el banquillo de Anduva (Foto: LaLiga SmartBank)

Mário Silva, entrenador del Almería

Por su parte, el conjunto almeriense desaprovechó una buena oportunidad de meter presión tanto a Cádiz como a Zaragoza en la lucha por el ascenso directo. “Creo que hicimos un buen trabajo, pero no estoy contento. El cuerpo técnico se responsabiliza por ello. Quedan seis partidos todavía y tenemos ganas de ascender de manera directa. Lo vamos a intentar. Este resultado fue una derrota para nosotros. Ese último gol no se puede producir. Me dicen que no es penalti y me voy triste porque deberíamos haberlo hecho mejor en la parte final del partido”, destaca Mário Silva.

Cuestionado sobre una posible enfrentamiento con el Mirandés en la fase de ascenso, Silva argumentó que hoy por hoy lo único que le preocupa en su plantilla: “De momento me preocupo sobre todo por el Almería. Quiero que mi equipo llegue al ascenso de una forma o de otra. El Mirandés es un rival duro y muy bien organizado. Nosotros ahora debemos trabajar para mejorar en lo que hoy fallamos”.