“Es una derrota difícil de digerir porque controlamos el partido”

297
Andoni Iraola, entrenador del Mirandés

El entrenador del Mirandés, Andoni Iraola, no podía explicarse la derrota de su equipo en el Carlos Tartiere. Los rojillos controlaron el juego, pero fueron incapaces de perforar la meta rival. Para colmo de males, un nuevo penalti les privó de conseguir un marcador satisfactorio: “Creo que hemos controlado el partido, aunque era difícil entrar en una defensa tan ordenada. Nos fuimos sin premios, pero hicimos merecimientos para algo más. Los penaltis nos quitaron al principio de temporada muchos puntos y hoy igual. Los partidos muchas veces se deciden en las pantallas. Nos cuesta una derrota que es dolorosa de digerir por la forma”.

El técnico guipuzcoano ha reconocido en la sala de prensa que se trataba de una derrota dura por la forma en la que se había producido: “Muchas veces cuando pierdes un partido y has merecido perderlo, no te gusta pero a nivel de cabeza te duele menos. Esta derrota es más difícil de digerir porque controlamos el partido. Iremos a Fuenlabrada a conseguir lo que no pudimos hoy”.

El cuadro rojillo viajó de nuevo con lo justo a tierras asturianas. Iraola espera recuperar al central madrileño Sergio de cara a futuros compromisos, aunque casi con toda certeza perderá a Limones que se llevó un fuerte golpe en el pómulo: “Sergio vino por viajar y hacer grupo. Por lo menos ha calentado y ha tenido buenas sensaciones. Probablemente perderemos a Limones y Mario Barco será también difícil que entre. Malsa no estuvo mal en la posición de central. No nos ha pasado esto durante toda la temporada. Están siendo traumatismos que se están acentuando en la parte de atrás donde estamos muy justos”.

Ziganda, en un momento del encuentro (Foto: LaLiga SmartBank)

José Ángel ‘Cuco’ Ziganda, entrenador del Oviedo

Por su parte, el técnico local se mostró contento por la victoria. Necesaria dada la situación clasificatoria que atraviesa el Oviedo: “Todos sabíamos que este partido era ganar o ganar y como se pudiera. Así ha sido. En la situación en la que estamos, a nadie nos sobra nada. Las fuerzas son justas y andamos todos muy igualados. Necesitábamos esta victoria para salir de donde estábamos. Ahora debemos pensar en el Cádiz donde nos espera un equipo que pelea por otro objetivo”.

La escuadra azulona fue capaz de mantener su portería a cero pese a la insistencia del Mirandés en la segunda mitad. “Cuando estás abajo, necesitas ganar y sobre todo en casa. Veníamos de tres empates seguidos y de cara a lo anímico refuerza la moral y el compromiso del equipo. Se ve que los jugadores quieren y nos podemos agarrar a ello. En cuanto hicimos el gol, ese querer conservar nos hizo estar más ansiosos y precipitados. Lo bueno es que concedemos poco”, apunta Ziganda.

Compartir
Artículo anteriorLos 50 se resisten
Artículo siguienteSolo queda un paso