Kijera: “Creo que la verdad debía saberse”

1607
Kijera durante un encuentro de Liga (Foto: Paula González)

El ya excapitán del Mirandés ha hablado claro en los micrófonos de Onda Rojilla. El lateral guipuzcoano señala que la decisión de su no continuidad fue solo del presidente Alfredo de Miguel.

Hace poco más de un año Gorka Kijera cumplió el sueño de devolver al Mirandés a la categoría de Plata del fútbol nacional. Incluso antes de finalizar esa exitosa temporada dejó claras sus intenciones de poner el punto y final a su carrera vestido de rojo y negro. Sin embargo, su deseo se ha visto truncado en los últimos días. Todo ello ha generado un clima de tremendo malestar en gran parte de la afición, que también ha visto como otro emblema del club, el delegado Roberto Davalillo, decía adiós después de 15 años de trabajo.

El lateral guipuzcoano no se ha mordido la lengua en sus primeras declaraciones, concedidas a Onda Rojilla, tras su marcha. “La decisión es del presidente porque Chema me comentó que deportivamente me veía válido. Su intención era traer un lateral izquierdo titular, pero que en cuanto a la labor de gestión de vestuario era un jugador importante. Sin embargo, al presidente no le gustaron un par de cosas y por eso no se me renueva”.

Kijera habla claro en Onda Rojilla (Foto: CD Mirandés)

Mientras Kijera seguía ganándose el corazón de los aficionados por su entrega sobre el césped y por saber inculcar el ‘mirandesismo’ en los recién llegados, el máximo accionista Alfredo de Miguel fue perdiendo la confianza depositada en el capitán por dos motivos principales: “Tuvimos una pequeña bronca después de la celebración del ascenso. Dije unas palabras muy buenas hacia la peña Jóvenes Jabatos. Él tiene muy metido dentro lo que sucedió en la plaza del ayuntamiento que le sentó mal. Y después por una barbacoa que este año hice en casa cuando él había dicho que no hubiera comidas. Yo como capitán decidí hacer una porque creía que el equipo merecía una despedida. Esas dos razones me han pasado factura. En ningún momento lo hice por llevarle la contraria”.

La herida tardará en cicatrizar en el corazón de Gorka Kijera, que esperaba una despedida en la hierba y en su estadio: Anduva. Quería que se supiese la verdad y solo espera que al club no le afecten sus palabras. “Al final hay un escudo que está por encima de todos. Tenemos que saber qué es lo que va a perdurar. Nosotros nos iremos, los directivos también como dice la canción. Entiendo que la gente no esté contenta por cómo se lleva el club en algunos sentidos, pero lo más importante es el escudo. Se debe proteger, como uno piense, de la mejor manera”, ha manifestado en Onda Rojilla.