De Miguel señala que Kijera cometió una indisciplina al hacer la barbacoa

2812
El presidente rojillo, en un partido en Anduva

El presidente ha respondido al ya excapitán Gorka Kijera. Señala que cometió un acto de indisciplina que puso en riesgo al resto de compañeros en la situación médica en la que nos encontramos.

Estaba claro que Alfredo de Miguel aprovecharía su primera intervención pública para responder al excapitán rojillo Gorka Kijera, que ayer señalaba en los micrófonos de Onda Rojilla que la decisión sobre su no renovación con el equipo correspondió única y exclusivamente al presidente del club. “Tengo que decir que tanto el Consejo de Administración como el Mirandés consideran una lástima la marcha de Kijera. Se trata solo de una no renovación. He leído sus declaraciones, pero hay detalles que han pasado desapercibidos. En principio contábamos con él para este año por su aportación deportiva. Él habla de una posible venganza y no es así. No entendíamos que se nos pitará en la plaza del ayuntamiento tras lograr el ascenso. Se le manifesté a Gorka y le eché una bronca por aquello, pero días después le renovamos el contrato. No ha habido caza de brujas”.

Cuestionado sobre los motivos de no renovar al futbolista, el máximo accionista reconoció que en un principio se contaba con él para la próxima temporada, pero su acto de indisciplina al organizar una barbacoa en su casa con el resto de la plantilla ha sido el principal detonante: “Tres días antes del partido ante el Deportivo nos llega que la plantilla pretendía hacer una comida en un restaurante próximo a Miranda. Nosotros estamos haciendo todo lo que tenemos en nuestra manos para cumplir los protocolos establecidos con un desembolso muy importante de dinero. En esa línea el director general lo habló con el delegado para decirle que no se podía hacer porque la Liga estaba mandando circulares haciendo hincapié en ello. Todos hemos visto lo que ha pasado por el Fuenlabrada. Con posterioridad, el delegado insistió para hacer una comida en Anduva, pero les dijimos que no era el sitio el motivo principal de no hacerla. Finalmente Kijera invitó a la plantilla a su casa. Yo no soy el que le echa. Fue un consenso de todos los consejeros del club. No nos dejó otro camino”.

Según ha reconocido Alfredo de Miguel, la situación se podía haber reconducido si el lateral de Hernani hubiese pedido disculpas en vez de agachar la cabeza. “En principio creo que si Kijera hubiera venido a darme una explicación razonable, hubiésemos admitido su rectificación. No se sanciona a otros jugadores que van a casa de Kijera porque él los invita. El resto fueron como invitados”, finaliza.