El tenis en silla, la nueva vida de Pelayo Novo

688
Novo y su pasión por el tenis en silla (Foto: Alfonso García Mardones)

Un accidente cambió su vida en 2018 cuando defendía la camiseta del Albacete en Segunda. Nunca dejó de luchar y ahora quiere labrarse un futuro en el tenis en silla de ruedas donde da sus primeros pasos.

Su caída desde un tercer piso, cuando se encontraba concentrado con el Albacete para la disputa de un partido, sobrecogió al mundo del fútbol. La vida de Pelayo Novo cambió de manera radical el 31 de marzo de 2018. Permaneció 51 días ingresado en Zaragoza, pero fue en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo donde se dio cuenta de que nunca más volvería a jugar al fútbol. Una noticia difícil de asimilar y más para un joven que había luchado tanto por llegar a ser futbolista profesional. “El ser humano se adapta a las circunstancias que tenga. Es lógico que lleva tiempo porque hay momentos en los que se pasa mal. Conseguí salir de aquello y ahora me lo estoy pasando muy bien. He montado con mi pareja una peluquería canina en Oviedo que se llama Dogs N’Roses. Y también he decidido formarme en administración y finanzas”, declara.

El deporte sigue muy presente en su vida. Le ha servido como punto de partida para emprender un nuevo viaje. Pelayo Novo da sus primeros pasos en el tenis en silla y ahora, como si fuese un niño, aprende día a día de los mejores (Martín de la Puente, Dani Caverzaschi o Quico Tur): “Siempre había entrenado físicamente, pero costó mucho entender que la cabeza también se entrena. Seguiré yendo a torneos y el futuro dirá si me quiero dedicar a ello. La movilidad de la silla es lo que más cuesta. Viendo vídeos y hablando con gente, trato de hacerlo cada vez mejor. He tenido una buena progresión desde el primer torneo que jugué en Sevilla”.

El tenista asturiano disputó el torneo mirandés (Foto: Alfonso García Mardones)

El Memorial Óliver Puras, que ha tenido lugar en Miranda de Ebro, ha supuesto su segundo contacto con la competición de más alto nivel. Una ciudad que siempre recordará. Fue en Anduva, y con la camiseta del Elche, donde anotó su primer gol como profesional. “Fue un año inolvidable porque fuimos primeros desde la jornada 1 a la 42. Ganamos aquel partido y me ha traído buenos recuerdos ver de nuevo el campo, pero agua pasada no mueve molinos. Ahora estoy centrado en el presente y en el tenis. Me gusta jugar los puntos, que sean largos, llegar forzado y devolver la pelota aunque termine perdiéndolo. Esa es mi mentalidad”, destaca Pelayo.

Al asturiano le queda mucho camino por andar, pero ganas no le faltan para tratar de alcanzar el nivel de juego de los mejores tenistas nacionales y soñar con cotas más altas: “Creo que estaría preparado para ser profesional. Al Oviedo llegué con 17 años. El fútbol comienza siendo un juego y cambia mucho cuando se convierte en tu profesión. Uno de mis errores fue ese. Parece una tontería, pero sigues pensando que eres un adolescente. Si me convirtiera en profesional del tenis, ahora entendería esa diferencia”. Amén que luchará por ello.

Fuente: Miranda es Deporte