El filial inicia la Liga en Segovia tras el aplazamiento del primer partido

214
Un momento de la pretemporada del filial rojillo (Foto: CD Mirandés)

El equipo ha sufrido una profunda renovación. Solo cuatro jugadores permanecen de la pasada temporada. Los pupilos de Jonathan Prado se medirán a la Gimnástica (domingo, 17:00 horas).

El Mirandés B por fin saltará al césped tras el aplazamiento de su primer partido del campeonato debido a un positivo por COVID-19 en su plantilla. La primera salida de la temporada será ante uno de los aspirantes a conseguir el ascenso: la Gimnástica Segoviana.

Los rojillos, con un bloque totalmente renovado, tratarán de sumar los tres primeros puntos. Solo Zunzu, Santo, Santa y el portero Alberto permanecen en el equipo del pasado curso. “Hay que formar un bloque sólido. El primer objetivo es la permanencia en la categoría. Después ya veremos si hay que reestructurarlo. Este subgrupo a nivel competitivo creo que es más difícil que el otro. Hay varios gallitos. Eso nos dará ganas de intentar pelear cada partido al máximo”, destaca el entrenador Jonathan Prado.

Ser protagonistas

Equipos como Ávila, Burgos Promesas, Bupolsa o Arandina también están encuadrados en el mismo subgrupo que el filial. Pese a las dificultades que se encontrarán los rojillos por el camino, el técnico palentino se muestra ilusionado ante el inminente comienzo liguero: “Queremos que el equipo sea camaleónico, que se adapte a cualquier contexto del juego. Trataremos de ser protagonistas con el balón desde el primer momento y defensivamente ser intensos en la presión. Las acciones a balón parado son claves para ganar partidos en esta categoría”.

Veremos cuál es la respuesta del Mirandés B en su visita a La Albuera tras el parón obligado al haber un caso positivo por COVID-19 en uno de los componentes de la plantilla. El cuadro jabato disputó tres encuentros amistosos durante la pretemporada con un balance de dos victorias ante Vitoria (1-2) y UD Logroñés B (0-1), y un empate contra el San Ignacio (1-1).