Más hormiga que cigarra

115
Las Palmas cayó en su último partido ante el Sabadell (Foto: LaLiga SmartBank)

Las Palmas solo ha ganado un partido de los 6 últimos disputados. Mel probará mañana al delantero Araujo que arrastra problemas físicos.

Pablo Checa | La Unión Deportiva Las Palmas se encuentra en una posición tan cómoda que puede permitirse el lujo de pensar en cotas superiores al descenso pese a su famélica única victoria, la del clásico canario, en las últimas seis jornadas, en las que además se ha secado en ataque (cinco goles, por 11 en las primeras siete).  

Atendiendo las cacareadas rotaciones, producto en cualquier caso de un calendario caníbal, tal vez incompatible para el espectáculo pero una delicia para el espectador de sillón, ese que tanto gusta en las altas esferas, Pepe Mel, al menos hasta el entrenamiento de ayer, ha preparado este partido con los cambios necesarios y alguno obligado, como el de Dani Castellano, que entra por el sancionado Silva, y Álvaro Lemos, que comparece en el lateral derecho tras sus problemas musculares. En el centro de la zaga, se mantienen Aythami y Suárez. 

Insiste Mel en el trivote, aunque ha pensado este partido con Javi Castellano, y no Fabio, como acompañante de los inamovibles Loiodice y Sergio Ruiz. Mientras, en ataque, Benito se mantiene en la izquierda, siendo Aridai, primera titularidad del curso, su compañero en el lado contrario. La sorpresa llega en el eje del ataque, habiendo Mel ensayado con Rober en dicha posición. Araujo mantiene problemas musculares. De hecho, “no le sentaron nada bien los 60 minutos que jugó en Sabadell”, ha dicho el entrenador madrileño, que insistirá en probarle mañana por la mañana. Iemello y Espiau deberán esperar una nueva oportunidad, y Pejiño vuelve a estar descartado salvo milagro.