Íñigo Vicente: “No tengo nada que demostrar”

230
Íñigo Vicente protege el balón ante la oposición de Leschuk
Íñigo Vicente protege el balón ante la oposición de Leschuk (Foto: Alfonso G. Mardones)

El extremo vizcaíno sobresalió de nuevo en el choque ante el Eibar. Asistió a Simón en el primer gol y anotó el segundo desde el punto de penalti.

Gustavo Conde | Celebró con rabia la consecución del empate en el tramo final y con un gesto que parecía dirigirse a la zona del banquillo del Eibar. Íñigo Vicente asistió y marcó para su equipo bajo la atenta mirada de Gaizka Garitano, el que fuera su entrenador en el Athletic Club la pasada temporada. El jugador vizcaíno huyó de polémicas en zona mixta al ser cuestionado sobre su celebración: “Fue la efusividad del momento, pero lo hice con la afición. No tengo que demostrar nada. He jugado un partido más. Hicimos un buen encuentro ante un gran equipo”.

El extremo deriotarra ha vuelto a sonreír en su segunda etapa como rojillo tras permanecer prácticamente una campaña entera en el ostracismo más absoluto: “Noto mucho la confianza tanto del entrenador como de todos mis compañeros. Para los futbolistas de ataque, los goles y asistencias dan mucha moral. Lo importante es que valgan para puntuar. Están saliendo bien las cosas y sacaremos buenos resultados seguro. Queremos estar arriba y hay equipo para ello”.

El conjunto jabato fue capaz de lo mejor y de lo peor ante uno de los aspirantes al ascenso. Volvió a sufrir en defensa, pero se mostró efectivo en ataque. “Hay que dar mérito a este punto. El partido se nos puso de cara, pero luego muy en contra. Vamos todos en el mismo barco y lo demostramos. Hay que quedarse siempre con lo positivo. Supimos remontar a un equipo casi de Primera División”, destaca.

La afición rojilla animó sin descanso a los suyos cuando más lo necesitaron. Con una desventaja de dos goles, el Mirandés rescató un punto en los instantes finales con el gol de Brugué: “Anduva siempre nos va a llevar en volandas. Lo dimos todo y también fue una alegría para nuestra gente. En casa tenemos que ser muy fuertes”.